Se espera una suba de 20% del petróleo en los Estados Unidos

El precio del barril de petróleo alcanzará u$s 52 en 2017, mientras que el barril de West Texas Intermediate cotizará u$s1 menos que el Brent en el mismo año, según proyecciones del organismo de estadística y de análisis de la Administración de Información Energética (EIA, según sus siglas en inglés), dependiente del Departamento de Energía de los Estados Unidos.

El organismo de estadística y análisis del Departamento de Energía de los Estados Unidos pronosticó que en el 2017 el precio promedio del crudo cotizará u$s 52 por barril, lo que representa casi u$s 10 más que el precio promedio para este año (u$s 43/barril).

En lo que respecta al West Texas Intermediate (WTI), vaticinan un promedio de u$s 1 por barril menos que el Brent en 2016 y 2017. Según los vaticinios del EIA, “los valores actuales de los futuros y de los contratos de opciones sugieren una alta incertidumbre en la evolución futura”.

En este sentido, el pronóstico del organismo de un precio promedio del WTI de u$s 44/barril para diciembre de 2016, debe ser considerado en el contexto de los valores del contrato Nymex en esa misma fecha.

Los contratos negociados durante un período de 5 días, que culminó el 1 de septiembre (precios de mercado e informe de incertidumbre), sugieren que el mercado prevé que los precios del WTI podrían oscilar de u$s 34/b. a u$s 65/b. en diciembre de 2016.

El dato divulgado por Estados Unidos se conoce días antes de una reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) que se realizará entre el 26 y el 28 de septiembre en Argelia.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo que espera que se concrete un acuerdo entre los países de la OPEP en la próxima reunión para estabilizar el mercado petrolero.

Quito respalda la postura de Venezuela, que ha insistido en que los grandes productores petroleros deben llegar a un acuerdo para congelar los niveles de producción y hacer que los precios suban, en medio de una ingente sobreoferta de suministros.

Las últimas semanas, la idea ha tenido cierta acogida de parte de grandes productores como Rusia, Arabia Saudita e incluso Irán. “A todos nos conviene estabilizar el precio del petróleo”, insistió Correa.