Renunció Oyarbide, el juez más polémico

Fueron 21 años los que trabajo en el cargo de juez, Norberto Oyarbide presento formalmente su renuncia la cual fue aceptada por el Presidente Macri para el 15 de abril 2016.

Oyarbide había anunciado en diciembre pasado, tras el triunfo electoral de Macri, el inicio del trámite jubilatorio, al contar con 75 años de edad y tras pasar 40 en el Poder Judicial, aunque finalmente aceleró su decisión en medio de la polémica.

“Necesito tomar otro espacio en mi vida, jamás tuve ningún tipo de presión. Yo me voy porque me voy, porque todo en la vida tiene un principio y un final y me voy realmente después de haber cumplido 20 años de trabajo”, subrayó el todavía juez en declaraciones a la prensa, al entrar a su casa en la calle Rodríguez Peña al 1900, en el barrio de Recoleta.

Oyarbide señaló que había “un agotamiento y un deseo de vivir la vida en otras posibilidades” y agregó: “Saben ustedes que fui el único juez que, además, en forma paralela estuvo a cargo de otro Juzgado, del Juzgado Federal 7 ahora a cargo del doctor (Sebastián) Casanello, durante cinco años cubriendo misión doble”.

Con su renuncia, Oyarbide logra ahora suspender el proceso en su contra en el Consejo de la Magistratura (que estaba dispuesto a suspenderlo), evitar un incómodo proceso de destitución y conservar su jubilación especial como juez.

A lo largo de su carrera, a Oyarbide lo persiguieron las denuncias y escándalos: en 2001, salió indemne de un juicio político en su contra por haber otorgado presunta protección a una red de prostíbulos, mientras que dos años antes se había destapado el escándalo que reveló era cliente vip del local nocturno Spartacus.