El Presidente vuelve a su agenda normal, por suerte para “todos y todas”

El Presidente vuelve a su agenda normal, por suerte para “todos y todas”. En un país con una agenda tan pesada, y una herencia de la última decada “ganada”, como no va a tener un arritmia el Jefe de Estado… agradezcamos que fué solo un susto.

Después de la internación de horas por una arritmia, que lo llevó a refugiarse en su quinta Los Abrojos en Malvinas Argentinas, con una única salida a cenar a la casa de su cuñado Daniel Awada, Mauricio Macri retomará hoy su agenda oficial. Al menos, el acto en Lomas de Zamora para anunciar una “tarifa social” a clubes de barrio figura en el calendario presidencial, poblado esta semana con la intención oficial de mostrar un mandatario activo, para dejar atrás cualquier fantasma de problemas de salud.
El evento, que será a las 10, también consta en la agenda de la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal. Ambos, como el pasado mayo en su anterior visita en el distrito, serán recibidos por el anfitrión Martín Insaurralde, el intendente del PJ dialoguista que cada vez comparte más escenario con la mandataria provincial.

Con el anuncio guardado bajo siete llaves, había trascendido que la Secretaría de Deportes, que comanda Carlos Mac Allister, venían trabajando en algún paliativo para los clubes de barrio afectados por el aumento de las tarifas. Desde Balcarce 50, adelantaron que la ayuda que presentará Macri implica que el Estado absorba parte de los incrementos de los servicios públicos que le llegaron a aproximadamente 20 mil clubes que hay en el país, al menos aquellos con entre 50 y 2 mil socios.

“El Presidente continuará con la misma agenda en la Casa de Gobierno, con reuniones con los gabinetes de distintos ministerios”, adelantó ayer el vocero presidencial, Iván Pavlovsky, a la agencia NA. Y detalló que Macri tene previsto recibir en su despacho al primer ministro de Montenegro, Milo Dukanovic, tras lo cual mantendrá audiencias con los ministros Lino Barañao (Ciencia); Jorge Lemus (Salud); y Juan José Aranguren (Energía), así como con los funcionarios de la empresa estatal Enarsa.

A falta de la palabra presidencial, en silencio desde el pasado viernes, con la excepción de una entrevista a un medio anti-oficialista realizada en el mismo momento de la arritmia, fue la primera dama Juliana Awada, quien señaló que su marido “está muy bien” de salud. Ante Radio Mitre, añadió que una arritmia “la puede tener cualquiera” y que “no es nada grave”.

“Le vamos a hacer un control semanal durante los primeros 20 o 30 días”, detalló, en tanto, el director de la Unidad Médica Presidencial, Simón Salzberg.

Jubilado con juicios al Anses