Plan de viviendas para todo el país

Mauricio Macri anunció ayer el Plan Nacional de Vivienda con la que el Gobierno pretende empezar a resolver el déficit habitacional y -en lo inmediato- reactivar la economía a través de la obra pública. El Ejecutivo ve en las obras de infraestructura el motor para la generación de empleo, una solución mientras las inversiones privadas se demoran y la oposición y los sindicatos presionan por una ley -que el Gobierno rechaza- para limitar los despidos en el Congreso.

El Plan Nacional de Vivienda, se optó por un complejo de viviendas sociales -sin terminar, por la interrupción de las obras desde 2015- en la localidad de Canning, en el partido de Ezeiza. También estaba presente la Gobernadora de la Provincia Vidal, el ministro del Interior Rogelio Frigerio y con el intendente local, el peronista Alejandro Granados, que días atrás rompió definitivamente con el kirchnerismo.

“(Este Plan) significa empezar a resolver la deuda gigantesca que tiene la Argentina, porque faltan 1.600.000 viviendas y 2 millones más necesitan reparaciones importantes lo que equivale a más de 3.500.000 de familias que esperan una solución. Nos comprometimos un millón de soluciones habitacionales en estos primeros 4 años”, señaló Macri en una afirmación en la que pareció habilitar la posibilidad de un segundo mandato. Según los cálculos del Gobierno, el plan de vivienda generará 200 mil puestos de trabajos.

El proyecto oficial, monitoreado por Frigerio y el secretario de Vivienda Domingo Amaya, pretende brindar soluciones para diferentes sectores; en especial -insistió el Presidente- para quienes más lo necesitan. Entre 2016 y 2017, el Gobierno se comprometió a finalizar 62 mil viviendas en ejecución, que como las de ayer en Ezeiza, habían sidoiniciadas oprogramadasy finalmente detenidas por la administración de la ex Presidente CFK.

En el mismo lapso se otorgarán 40 mil microcréditos para mejorar viviendas y 30 mil créditos de ProCreAr. En los próximos días habría un nuevo anuncio vinculado a ese programa. El Ejecutivo dialoga con los bancos para que éstos fondeen los créditos y que el subsidio estatal sirva para hacer más accesibles las cuotas y multiplicar el número de beneficiarios.

El Gobierno quiere mejorar los 100 lugares de mayor pobreza, ubicados en zonas fronterizas, rurales y de pueblos originarios y comenzar la urbanización de villas y asentamientos. Además prometen regularizar 40 mil títulos de propiedad. Para 2019, proyectan un total 120 mil viviendas. Parte de ellas serían cofinanciadas también por el sector privado. No hay un único modelo de inversión: en algunos casos el Estado podría aportar tierras fiscales; en otros los terrenos surgirían de propuestas de empresarios.

Al término de esta gestión, el Gobierno planea haber entregado total de 456 mil microcréditos, 175 mil ProCreAr y urbanizar 280 asentamientos y villas. El 5% del Plan de Vivienda lo conforman los créditos ajustados por Unidad de Vivienda (UVI), indexados por la inflación, que había anunciado el Banco Central. La inversión total rondará los 100 mil millones de pesos.

“A esto le falta poco”, se sorprendió Macri cuando recorría la zona junto a Vidal y Granados y observaba los proyectos de vivienda. Solo en Ezeiza, la obra detenida afectó a 2 mil trabajadores. En el Conurbano y en el resto del país, los casos se multiplican. El lunes, el ministro del Interior se reunirá con representantes de la UOCRA y también con el intendente devenido en aliado (siempre y cuando terminen las obras).