Macri en la inauguración de la Exposición Rural

Luego de 14 años sin que un Presidente asistiera, Macri junto a su familia asiste a la inauguración.

La relación de los presidentes desde la vuelta a la democracia con la entidad estuvo atravesada por tensiones, conflictos, ausencias y acuerdos. El ex presidente Raúl Alfonsín asistió en varias oportunidades pero su discurso más recordado es el de 1988 cuando, ante los silbidos del público, dijo que “algunos comportamientos no se corresponden con la democracia, porque es una actitud fascista no escuchar al orador”.

“No creo realmente que sean productores agropecuarios los que tiene este comportamiento, son los que muertos de miedo se han quedado en silencio cuando han venido acá a hablar en representación de la dictadura”, desafió Alfonsín a quienes lo reprobaban.

De esta manera el radical denunció a los empresarios agropecuarios por su compromiso con la dictadura cívico-militar y lo hizo después del discurso del entonces titular de la SRA, Guillermo Alchouron, quien entre otras cosas acusó al gobierno de “confiscar una parte sustancial del ingreso de la producción agropecuaria para cubrir el déficit de la ineficiencia estatal”.

Cinco años más tarde, en 1993 y mientras el entonces presidente Menem pronunciaba su discurso, afuera ocurría otra historia. Un empresario llamado Carlos Negri silbó su discurso y fue echado del predio, del que debió retirarse con la Policía Federal.

Cuando Menem decía que “había muchas cuentas pendientes por saldar” y que el suyo era “un modelo es irreversible e irrenunciable”, un grupo de jubilados encabezados por Norma Plá realizaba una protesta en las puertas del predio de Palermo y eran agredidos, según denunciaban, por una patota que respondía al riojano.

En el año 1999, cuando Enrique Crotto estaba a cargo de la presidencia de la Sociedad Rural, Menem anunció que había enviado un proyecto al Congreso para eliminar las retenciones y fue aplaudido por los representantes del sector agropecuario: Crotto agradeció a Menem, le dijo que podía “sentirse orgulloso de su mandato” y manifestó que esa era su “casa” y que para él “las puertas siempre” iban a estar “abiertas”.

Durante el gobierno de la Alianza, Fernando de la Rúa asistió a las ceremonias del predio ubicado en Palermo acompañado por su ministro de Economía, Domingo Cavallo. En 2001, el radical hizo hincapié en “la ley de déficit cero” y resaltó el rol del campo en la economía del país.

Después de la represión de diciembre de 2001 y luego de la renuncia de De la Rúa, Eduardo Duhalde asumió la presidencia de la Nación en enero de 2002.

Como presidente y con Crotto aún como titular de la entidad, en lo que fue su último período al frente de la Sociedad Rural, Duhalde decidió no asistir a la exposición y en su lugar fue el entonces secretario de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, Rafael Delpech, que no hizo uso de la palabra en el acto.

Durante los cuatro años en los que fue presidente, Néstor Kirchner tampoco asistió a la exposición, decisión que también adoptó Cristina Fernández de Kirchner. La ex presidenta marcó ausente en Palermo: no fue en ninguno de los ocho años en los que fue jefa de Estado.

Este vínculo estuvo atravesado por el conflicto de las retenciones para el agro -que estalló en 2008 con Hugo Biolcati como titular de la SRA- cuando la Sociedad Rural, Confederaciones Rurales Argentinas, la Federación Agraria Argentina y Coninagro iniciaron un conflicto que se extendió durante 127 días e incluyó un lock out patronal con la negativa a comercializar granos, cortes de ruta y movilizaciones.

Las 4 principales patronales del campo, autodenominados Mesa de Enlace, protestaban contra la decisión del gobierno, anunciada por el entonces ministro de Economía Martín Lousteau, (actual embajador argentino en Estados Unidos) de implementar un esquema de retenciones móviles sobre las exportaciones de soja, maíz y trigo que se conoció como Resolución 125.

El mandatario pronunciará un discurso en donde resaltará la importancia del campo en el crecimiento del país. Estará en el palco principal acompañado de parte de su gabinete.