Los Plazos Fijos vuelven a ser una opción frente al dólar

El plan de “asfixia monetaria” que viene llevando adelante desde esta semana el Banco Central tiene dos costados: por un lado una fuerte expansión de pesos, pero por otro un significativo aumento de las tasas de interés. Para los ahorristas esto resulta una oportunidad, porque los bancos decidieron salir a pelearse para captar depósitos en pesos.
Como resultado, en lo que va de la semana se notó un fuerte aumento de las tasas para captar más ahorristas. Por eso, las entidades líderes salieron con “ofertas”, con la posibilidad de efectuar plazos fijos a tasas superiores al 50%. En algunos casos se está pagando incluso 52% y hasta 53% anual en pesos.
El promedio de la BADLAR, que es la tasa que los bancos pagan a inversores mayoristas pasó de 41% a más de 47% en apenas una semana, reflejando esta tendencia a captar más colocaciones en pesos.

Los bancos tienen ahora un fuerte incentivo para colocar nuevos plazos fijos. Ocurre que parte del dinero que captan lo aplican directamente a suscribir Leliq (Letras de Liquidez) que coloca el Central. Ayer la entidad pagó hasta 74% anual en pesos para absorber dinero de los bancos. El propio titular del BCRA, Guido Sandleris, reconoció que las entidades financieras tendrán “un aumento de la rentabilidad” por este incremento de tasas. Por lo tanto, el negocio es salir a conseguir pesos para luego reubicarlos en el Central.
Las tasas superiores al 50% anual están arriba de la inflación esperada en términos anuales. Aunque por otro lado se ubica por debajo de los niveles registrados en septiembre, que se estima en 7%.

Claro que la capacidad de captar inversores dispuestos a quedarse en pesos pasa por convencerlos de que el dólar se mantendrá relativamente estable. En los últimos tres días, el tipo de cambio ya cayó 7,5%, desde $ 41,90 a menos de $ 39 en el mercado minorista. En la medida que la divisa no tenga subas significativas, la tasa en pesos puede generar rendimientos importantes. Y asesores de inversiones también empiezan a recomendarle a sus clientes a pasar al menos un 15% de su portafolios dolarizados a pesos.
Por otra parte, tasas cercanas al 50% están muy cerca de lo que ofrecen otros productos que se pueden comprar en el mercado, como las Lecap, las letras de capitalización que comenzó a colocar el Tesoro. Se trata del instrumento que de alguna manera reemplaza a las Lebac que emitía el Central.
Otra opción es aprovechar los plazos fijos UVA que se ofrecen con tasas adicionales de entre 3% y 5%. En este caso, es ideal para “aprovechar” la elevada inflación de septiembre (cercana a 7%), además de un rendimiento adicional. De esta forma, los ahorristas se aseguran una tasa real positiva, es decir siempre por arriba de la inflación. En este caso, la duración mínima es de 90 días.