Los Bonos en dólares cayeron más de 2%

Ahora los bonos argentinos en dólares volvieron a convertirse en un parámetro para medir el humor de los inversores, en un día en que se rompió la tregua, a la espera de definiciones en torno a las conversaciones de Argentina con el FMI. La renta fija local perdió hasta 2,3% en una jornada en la que el dólar escaló 39 centavos y el riesgo-país trepó 2,76% y se ubicó en los 745 puntos básicos. Bonos como el Bonar 2020 y 2024 tuvieron subas de 0,6% y 0,5% respectivamente, si bien otras emisiones más largas resultaron con caídas importantes.

“En una jornada de reversión de la tendencia de los últimos tres días, donde fue importante la intervención del BCRA que, aunque perdió reservas, pudo llevar algo de tranquilidad”, sostuvo Gustavo Neffa, director de Research For Traders. “Si bien Wall Street tuvo un día de suba, hay que marcar que los mercados centrales se están divorciando de los emergentes, aunque Argentina tiene su propia dinámica desde hace unas semanas”, agregó un respetado Economista.

“El pesimismo ha castigado y sigue haciéndolo con la renta fija local”, sostuvo el director de una Entidad Financiera Privada. “Por ejemplo, a pesar de ser clasificado emergente en junio, Argentina rinde peor que un mercado de frontera, lo que podría considerarse como una típica exageración del mercado ante un compás de espera, en este caso, en la negociación con el FMI”.

Según los analistas, otro dato que pesa en la evolución de la deuda local es lo que sucederá con las tasas en Estados Unidos. Precisamente ayer, en una entrevista, Eric Rosengren, el presidente de la Reserva Federal de Boston, dejó claro que, exceptuando que se produjera un giro inesperado de la economía de EE.UU., él impulsará dos alzas más antes de que termine el año. El rendimiento del bono a 10 años de Estados Unidos cerró ayer en 2,93%. En la misma jornada, S&P comunicó que se removió a la deuda argentina de corto plazo del estatus de “en revisión”, debido a un error, por lo que se mantiene su Outlook estable.

No obstante, son varios los bancos de inversión y brokers que destacan que las nuevas metas fiscales presentadas la semana pasada por el ministro Dujovne fueron percibidas de forma positiva por el mercado, lo que llevó a una recomposición dispar de algunos valores en la plaza en los últimos días.

“Ante este panorama somos optimistas con respecto a la deuda argentina, aunque cautos, teniendo en cuenta los problemas que enfrentará el Gobierno en los próximos meses, con una caída de la actividad económica, mayor inflación, presiones sobre el tipo de cambio y el tamaño del roll-over de Letes en dólares, y la tasa a la que podrían ser refinanciadas”, señalaron desde Capital Markets Argentina.

Ahora los brokers observan que la curva soberana argentina se encuentra descontando un escenario sumamente negativo, con rendimientos cercanos a países con calificación B-, dos escalas por debajo de Argentina, y que además, se encuentran en una situación social y económica mucho peor.

Esto reforzaría la idea de que los activos argentinos fueron castigados en exceso, por lo que sería razonable esperar una mejora en el perfil de riesgo, y por ende, en los precios, a medida que la actual situación de turbulencia se perciba como superada.

“Creemos que los precios del mercado actualmente sobreestiman las probabilidades de default. Las preocupaciones sobre la liquidez de cortísimo plazo están cubiertas por el FMI mientras que las inquietudes acerca de la solvencia también se ven mitigadas porque los acreedores son en buena medida intrasector público. Habiendo dicho eso, la política jugará un papel importante y preocupa que haya un cambio en la línea política tras las elecciones de 2019. Pese a que no podemos descartar que haya un cambio de políticas, no creemos que esto conduzca a un default”, se lee en el reporte de JP Morgan.