La devaluación Mais Grande Du Mundo?

La histórica devaluación del real, que ya supera el 20% en un año, sigue golpeando al agonizante comercio de frontera y también amenaza a las cadenas productivas instaladas en el país bajo el régimen de maquila orientadas al mercado de Brasil. También Paraguay sufre una fuerte devaluación acelerándose en los últimos días.

La devaluación que viene sufriendo el real desde julio pasado –acumula más de un 25%– sumada a la casi estabilidad del tipo de cambio argentino –se depreció 6% en ese período– y los incrementos de costos de los últimos años por encima de los precios de venta y la productividad generaron un combo explosivo que hizo que la competitividad de la industria argentina esté fuertemente deteriorada, y mucho más la de aquellos sectores que exportan a Brasil o que compiten internamente con productos brasileños importados.
Tanto es así que el nivel actual de tipo de cambio bilateral es el más bajo desde finales de 2001, “lo que revela el elevado riesgo que corren las ramas industriales expuestas a la competencia brasileña o dependientes de ese mercado”, consignó un informe de la consultora Finsoport sobre la pérdida de competitividad con el principal socio.
Este escenario se empeoró ayer, cuando el real volvió a devaluarse (2,4%) y tocó las tres unidades por dólar, el valor más alto en 10 años. Ello genera mayor presión sobre el sector exportador argentino y más dificultades para que la industria local se recupere.

El real se negociaba a 2,955 por dólar, con una baja de 1% desde el cierre de ayer, tras descender incluso hasta 2,9697 en los primeros minutos de las operaciones, según agencias internacionales de noticias.

La devaluación del real ejerce una fuerte presión sobre el valor del peso argentino dado que Brasil es el principal socio comercial de la Argentina, y mientras allí la industria tuvo en enero su mejor registro en 19 meses, aquí continuó el estancamiento.