La colocación de bonos de la deuda es un “éxito”

La Argentina recibió un alto interés por parte de los inversores, que volvieron a apostar al país. Como consecuencia, el Gobierno obtuvo ofertas por u$s67.000 millones en lo que fue su primera emisión de deuda tras largos 15 años de ausencia en las plazas financieras del exterior. El monto fue nada menos que tres veces superior a lo requerido, debido a que de esta suma se emitirán u$s15.000 millones en cuatro bonos a 3, 5, 10 y 30 años (ayer se sumó el tramo hasta 2019). Los fondos que se recauden se destinarán al pago de los acreedores denominados holdouts –aquellos que no participaron en 2005 y 2010 de las reestructuraciones de deuda declarada en default– que recientemente llegaron a un acuerdo con la administración de Mauricio Macri, después de una extensa batalla legal.

Los tenedores de bonos impagos, liderados por Elliott Management y Aurelius Capital, recibirán alrededor del 75% de lo que reclamaron y el pago se efectuará este viernes, lo que regularizará la situación crediticia del país que saldrá de una cesación de pagos y le permitirá obtener mayor financiamiento para afrontar las necesidades del año.

De todos modos, en el Ministerio de Economía advirtieron que todavía no hay cifras oficiales ya que la colocación está en proceso y recién mañana habría datos firmes sobre las ofertas de los inversores.

El país necesita colocar estos bonos para conseguir dólares en efectivo con los cuales pretende cancelar el viernes próximo la deuda con tenedores de bonos en default por unos 8.500 millones de dólares. Así cerraría el capítulo de la cesación de pagos con los últimos acreedores, entre los que figuran varios de los principales fondos especulativos, conocidos también como fondos buitre que iniciaron juicios contra la Argentina.