Imputaciones para Todos y Todas

De repente el termino más usado por los Argentinos, además de “barrido electrónico”, ahora es “Imputación”.

En el día de ayer a última hora fueron imputados tres ministros por la muerte de un Quom.

Jorge Capitanich, Alicia Kirchner y Juan Manzur fueron imputados por la muerte por desnutrición de Nester Femenia, el niño de 7 años fallecido el 6 de enero pasado en el Hospital Avelino Castelán de Resistencia, en la provincia de Chaco.

El fiscal federal Jorge Di Lello fue quien imputó a los funcionarios y le solicitó a la jueza María Servini de Cubría una serie de medidas de prueba para avanzar en la causa, según trascendió ayer en horas de la tarde. La denuncia contra los funcionarios fue presentada por Adrián Rois, militante del Frente Renovador.

Al cuadro de desnutrición, en el caso de Femenía, se sumaba además una neumonía por tuberculosis que padecía desde hacía un tiempo indeterminado y que, según aseguran desde el Centro Mandela (un organismo dedicado a la investigación social en materia de derechos humanos en esa provincia), no fue diagnosticada ni tratada oportunamente.

Di Lello pidió investigar a Capitanich, Manzur y Kirchner por los delitos de homicidio por comisión de omisión, en concurso ideal con abandono de persona e incumplimiento de los deberes de funcionario público. En su dictamen, sostuvo: “El denunciante sostiene que deberían investigarse las responsabilidades funcionales de los nombrados en cuanto a sus áreas de incumbencia en temas de aborígenes, desnutridos, tuberculosis, etcétera, ya que cada Ministerio cuenta con diferentes programas vigentes que pudieron ocuparse del niño y por negligencia no lo habrían hecho”.

“Los programas de lucha contra la desnutrición y la tuberculosis son verticales, o sea que responsabilizan contemporáneamente al sistema sanitario público de la Nación y de la provincia de Chaco, en este caso -explica Rolando Núñez, coordinador del Centro Mandela-. Me sorprende la denuncia. Acá, en Chaco, no hubo ninguna denuncia contra el responsable del Ministerio de Salud Pública, el doctor [Jaime] Parra Moreno”, agrega Núñez.

Al referirse a la cadena de “abandono sanitario” que sufrió el niño qom, el coordinador del Centro Mandela relata: “Néstor no tuvo diagnóstico precoz, que es el que es oportuno y establece la patología de la que sufría Néstor. Lamentablemente, contrajo la enfermedad en una fecha que nadie puede determinar. Cuando nosotros por primera vez tomamos contacto con la familia refirieron haber iniciado un tratamiento contra la tuberculosis, pero que lo habían abandonado producto de que el chico sufría mucho los daños colaterales, que son muy fuertes. La ingesta de las pastillas debe ser controlada por el sistema a través del médico o el agente sanitario de la zona. Todo eso no se hizo. Avanzó la enfermedad, empezó a cobrar masa corporal y hasta llegó a grado 3, porque perdió una masa corporal de hasta el 40 por ciento. Ésas son las pruebas objetivas y cabales que están demostrando el abandono de asistencia por parte del sistema de salud pública de Chaco”.

Para el inicio de la investigación, el fiscal solicitó una serie de medidas de pruebas, entre ellas, que los ministerios de Salud y Desarrollo Social informen sobre los convenios firmados con Chaco del programa Seguridad Alimentaria. Además, solicitó al Hospital del Bicentenario General Güemes (de la localidad chaqueña de Castelli) que remita un informe sobre la internación del niño. Ese hospital es el segundo eslabón por el que pasó Néstor Femenía dentro del sistema de salud pública. En primera instancia, fue atendido en el hospital Néstor Kirchner, de Villa Río Bermejito.

Estas tres imputación se suman a la del día de ayer en contra de Cristina Fernández de Kirchner.