Hoy es el segundo debate en los Estados Unidos entre Hillary Clinton y Donald Trump

Debate Hillary Clinton vs. Donald Trump: Los candidatos se vuelven a enfrentar esta vez en Misuri en busca de los votos indecisos, y en un duro momento por peleas internas en el círculo de Trump.

Los candidatos presidenciales en Estados Unidos, la demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump, se preparan para enfrentarse hoy en su segundo debate, un encuentro arriesgado en el que ambos deberán demostrar su empatía con los votantes, y al que llegan en un momento especialmente tenso.

Cuando falta justo poco menos de 1 mes para las elecciones del 8 de noviembre, Hillary Clinton y Donald Trump son conscientes de lo mucho que se juegan en el debate de este domingo por la noche, en San Luis Misuri, un encuentro en el que la mitad de las preguntas las harán votantes indecisos de esa ciudad que han sido seleccionados por una prestigiosa consultora.

El riesgo es mayor para Trump, cuya actuación en el primer debate le perjudicó en las encuestas y que ahora afronta una oleada de críticas tras la revelación este viernes de un vídeo en el que hacía declaraciones denigrantes sobre las mujeres.

“Trump no puede permitirse otro mal debate”, dijo a Efe William Lowry, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Washington en Saint Louis, donde se celebrará el nuevo cara a cara.

Hillary Clinton ha pasado los últimos días encerrada con sus asesores para practicar su lenguaje corporal y su estilo a la hora de responder directamente a las preguntas de los votantes, Trump le ha dedicado menos tiempo porque no necesita “ensayar cómo ser humano”, según dijo la semana pasada al diario The New York Times.

Aún así, sus asesores le han obligado a mantener encuentros informales para prepararle y evitar que repita la improvisación que marcó su primer debate, especialmente dada su escasa experiencia interactuando con votantes indecisos.

“Trump no empatiza demasiado bien con la gente que no forma parte de su base principal de votantes”, explicó a Efe una experta en comunicación política de la Universidad de Boston, Tammy Vigil.

La figura más prestigiosa que abandonó a Trump fue ayer el senador John McCain. “Su comportamiento hace imposible que lo siga apoyando”, dijo en un comunicado. Otro famoso, el actor y ex gobernador de California Arnold Schwarzeneger también le bajo el pulgar al magnate y anunció que por primera vez en su historia no votará republicanos. Ayer se sumó a la deserción la ex canciller de George W. Bush, Condoleezza Rice. Además, varios legisladores le pidieron que Trump deje la carrera, y que el Partido Republicano busque “un relevo de emergencia”.

Trump ya había perdido el primer debate del 26 de septiembre, donde se lo vio poco preparado, errático, agresivo y sin propuestas claras. Luego tuvo 2 semanas donde su caída se acentuó, entre peleas con una ex miss Universo a la que trató de “gorda” y su resistencia a divulgar sus impuestos. Las encuestas ya no lo favorecen. Esta noche, en St Louis, Missouri, es quizás su última chance de remontar la espiral. La tarea parece casi imposible.

El video del escándalo fue difundido por The Washington Post y NBC News. En la filmación, Trump describe cómo intentó tener sexo con una mujer casada y presume que se dejan besar y manosear por él tan sólo porque es famoso. “Cuando sos una estrella te dejan hacerlo. Puedes hacer lo que quieras”, afirma. Y luego, con un lenguaje vulgar, agrega que podía agarrarlas de la entrepierna. “Puedes hacer lo que sea”.