Grupo Índalo se disuelve

Dicen que Cristóbal López esta harto de que su apellido sea identificado con la anterior gestión kirchnerista, decidió salir de varios de sus negocios.

Lo realizó deshaciendo su holding, Grupo Indalo, del cual saldrán las áreas de medios y la petrolera que, y a partir de ahora, serán parte de una nueva sociedad a cargo de Fabián De Sousa. Este empresario es el histórico socio de Cristóbal López y hasta ahora controlaba el 30% del capital del Grupo Indalo.

Las diferencias de criterio fueron el principio del fin. Mientras Cristóbal López considera que se ha llegado a una etapa de maduración y que se necesita un escenario de menor exposición mediática, mayor tranquilidad y menor aceleración a la hora de encarar proyectos, De Sousa cree todo lo contrario. Estima que se vendrán tiempos para seguir incrementando las operaciones.

Además, Cristóbal López, de 60 años de edad, pretende tener más tiempo para sus planes personales con su pareja, la modelo Ingrid Grudke, lo cual no puede hacer del todo si debe estar analizando y estudiando planes y siguiendo el día a día de todas las empresas que componen un imperio que factura más de $ 35.000 millones por año y controla más de 20 compañías, aparte del negocio de los juegos de azar.

Tras llegar a una fórmula de divorcio, que tiene en cuenta el volumen de ventas de cada empresa, su ‘ebitda’, la valuación de los activos y los riesgos financieros, Cristóbal López y Fabián De Sousa, dividieron Indalo Media. La marca quedará para López así como el resto de los activos que no formen parte de los negocios petroleros y de medios de comunicación. Ambos sectores formarán parte de una nueva sociedad que será propiedad de De Sousa. Este empresario pasará a ser el único que tomará las decisiones en empresas como Oil Petroléo o medios como C5N, el diario Ambito Financiero, radios y el canal de cable CN23. También las productoras de contenidos Ideas del Sur, PPT y La Corte.

En la división, López gestionará el resto de las compañías, como las alimenticias, concesionarias de autos e industrias. También se quedará con Oil M&S y con las actividades en el sector de juegos de azar. De todos modos, en este negocio es posible que siga el mismo camino que con Indalo y se lo ceda a sus socios.

Los ahora ex socios firmaron el acuerdo de traspaso y se darán 30 días para formalizarlo. Dentro de 2 años se sentarán a analizar la evolución de ambos grupos y la revisión de los balances de cada empresa con el fin de resolver eventuales diferencias que puedan ocurrir en el volumen de la separación de los activos que debe respetar la composición accionaria del Grupo Indalo. Es decir, 70% para Cristóbal López y 30% para Fabián De Sousa.

Los próximos días, este empresario anunciará el nombre de su grupo con el cual buscará generar sinergias en todas sus actividades que irán desde la producción de contenidos, el gerenciamiento de medios de comunicación a las actividades hidrocarburíferas.

En el caso de asociaciones, dos nombres sobresalen. Los de David Martinez y de Marcelo Mindlin. Con el empresario mexicano que acaba de quedarse con el control de Telecom Argentina, De Sousa podría encarar algunos negocios en el futuro. En tanto con el dueño de Pampa Energía, la idea sería encontrar puntos comunes una vez que se cierre la compra de los activos locales de Petrobas.

De Sousa fue un ardiente impulsor del desembarco de Indalo en Petrobras Argentina, lo cual sucedió en parte en el año 2010, cuando el holding se quedó con parte de esos activos. Con Oil, De Sousa opera desde la producción hasta la comercialización y servicios petroleros.

Para resumir, Cristóbal López se queda con el juego, y De Sousa con medios y petróleo.