Griesa volvió a fallar a favor de los “me too”

En un nuevo fallo contra la Argentina, el juez norteamericano Thomas Griesa ordenó hoy al país pagar unos U$S 5.400 millones a acreedores conocidos como “me too”, que son aquellos que iniciaron demandas luego de los fondos buitre y que pretenden un trato igualitario.

En su sentencia, el magistrado consideró que la Argentina no le dio igual tratamiento a todos sus deudores y la responsabilizó de violar requisitos contractuales y el principio de “pari-passu”.

Los “me too” son los tenedores de títulos que no participaron de las reestructuraciones de la deuda y que reclamaban ante Griesa, ser incluidos en los fallos que beneficiaron a los fondos Aurelious y NML capital.

De los 36 fondos beneficiados 19 tenían sentencia firme y otros 17 estaban esperando este fallo de Griesa que los incorpora a la resolución del juez que ordena a la Argentina pagarle a los fondos buitres.

“Las mociones de juicio parcial sumario han sido aceptada”, consideró Griesa en una acta de 26 páginas en el marco del juicio por el cual los fondos NML Capital y Aurelius obtuvieron una sentencia a favor por 1.330 millones de dólares por deuda en default desde 2001.

En su sentencia, el juez consideró válida la petición de las 36 mociones que reúnen a unos 500 querellantes para sumarse al trato equitativo, por el cual los fondos especulativos deben cobrar al mismo tiempo que los tenedores de bonos reestructurados en los canjes de deuda de 2005 y 2010.

La Argentina le había reclamado al juez que pusiera límites a ese reclamo al sostener que la mayoría de los “me too” no tiene derecho a reclamar porque el país obtuvo una sentencia favorable antes del mandato judicial por el reclamo a la violación de la cláusula “pari passu” y, por lo tanto, es “cosa juzgada” y no tienen derecho al pago.

La sentencia de Griesa a favor de los “me Too” (o “yo también”) agregaría aproximadamente U$S 5.400 millones a la deuda que reclaman los fondos buitre, cifra que contando los intereses llegaría a los 6.500 millones de la moneda norteamericana.

Como NML Capital y Aurelius, estos querellantes figuran entre el 7% de tenedores de bonos impagos desde 2001 que no entraron en esos canjes efectuados por Argentina con importantes quitas y una aceptación del 93% de ellos.

Según indicó uno de los abogados de Argentina, Carmine Boccuzzi, en una audiencia el pasado 29 de mayo, las mociones representan “5.200 millones de dólares en demandas y sentencias”.

Boccuzzi había argumentado que la mayoría de esas mociones habían sido presentadas después del canje de 2005, con lo cual a su entender no podrían exigir el pari passu, que rechazó el juez.