Ganancias, nuevos impuestos y mayor alivio al salario

En la negociación se aceptaría gravar la renta financiera y el juego para financiar la mejora. Y analiza subir el mínimo no imponible un 25%, que se traduce en 10 puntos más de lo que propone su proyecto original.

Aceptando a discutir las fuentes de financiamiento, en especial con impuestos al juego y a la renta financiera más que a la minería y a las operaciones con dólar futuro, aunque con el cálculo fino de su impacto en términos fiscales. De ese modo se prepara el Gobierno para encarar la negociación clave esta semana por Ganancias, tras ceder para evitar el golpe opositor con ese tema y la declaración de Emergencia Social.

Después del compromiso por $ 25.000 millones en los próximos tres años para las organizaciones sociales, en la Casa Rosada buscarán encauzar el debate por Ganancias hacia la “racionalidad”, en contraposición con el gasto más abultado que lo enunciado por Sergio Massa que le atribuyen a su propuesta. El oficialismo en el Congreso apostará a la división de los bloques opositores para moderar la iniciativa del Frente Renovador y llevar del 15% del proyecto del Ejecutivo a una cifra cercana al 25% la suba del mínimo no imponible.

“Está todo abierto a la negociaciones. Cada uno quiere votar su proyecto, muchos no le van a regalar un triunfo en bandeja a Massa y a lo mejor nosotros podemos avanzar con el nuestro, mejorado”, dijo ayer a Clarín uno de los funcionarios involucrados. Las espadas del Gobierno que salieron en la foto del miércoles en Diputados -los ministros Rogelio Frigerio (Interior), Alfonso Prat-Gay (Finanzas), Emilio Monzó (titular de la Cámara), Nicolás Massot (jefe del bloque del PRO) y Luciano Laspina (titular de Presupuesto)- mantuvieron contactos el fin de semana con el propio Massa, otros referentes del FR, Diego Bossio (bloque Justicialista) e incluso Axel Kicillof, del Frente para la Victoria.

Hoy día, el mínimo es de $18.800 de salario neto para los solteros e iría a $21.700 con el 15% de aumento impulsado por el Ejecutivo, que también propuso pasar del 9% al 5% la retención más baja y un 2% para los que tributen por primera vez. Para “mejorarlo”, desde el oficialismo adelantaron que exigirán definiciones precisas sobre el financiamiento.

“Se terminó la idea del ‘fiscalismo mágico’, tenemos que discutir Ganancias con racionalidad en un país con 32% de pobreza y un elevado déficit fiscal. Hay que decir de dónde salen los recursos, que nos autoricen a tomar más deuda o qué gastos recortar”, dijo Laspina a este diario.

El candidato del FPV, Massa propuso un aumento del 50% del mínimo y de las alternativas para financiarlo el Gobierno se mostró abierto a debatir sobre los gravámenes al juego y la renta financiera, aunque con recaudos: “Con el juego vamos a ir a pescar a las peceras de las provincias, hay que ver si pasa el Senado. Con la renta hay que tener cuidado de no subir el costo de la tasa de los créditos”.

Los funcionarios macristas pusieron en duda los números del FR, que con su esquema calculó un costo fiscal de $ 48 mil millones y para compensarlo también incluyó las retenciones a la minería y un impuesto extraordinario al dólar futuro. Para el Gobierno demandaría unos $ 90.000 millones y los tributos no superarían los $ 20.000.

“Le vamos a pedir a la AFIP que audite estas cosas porque algunas directamente no existen. Hoy el 97% de las Lebacs ya pagan Ganancias, porque están en manos de personas jurídicas”, había adelantado Prat-Gay. Alberto Abad, titular del organismo, estará mañana en Diputados para “exponer los números finitos”, indicaron en la Casa Rosada.

Tema retenciones a la minería, en el macrismo adjudicaron la quita a un “pedido” de gobernadores peronistas; y sobre el impuesto al dólar futuro alegaron que podría ser objetado en la Justicia. Con esos lineamientos y las múltiples propuestas en el Congreso, el macrismo procurará que la suba del mínimo no se estire más allá del 25%, en línea con un proyecto del GEN de Margarita Stolbizer. Las mejoras regirán en enero 1 del año entrante.