Fondos buitres, acuerdos y pagos

Es innegable que hay que arreglar con los Holdouts, y que la farza de los K se terminó, y Macri ahora tiene que poner la cara y la billetera del Banco Central de todos los Argentinos para comenzar a pagar.

Argentina pudo con el largo camino que comenzó a recorrer desde la declaración del default de la deuda pública a fines de 2001 sin grandes sobresaltos hasta 2007 –salvo la extrema crisis inicial de 2002-, porque fue capaz de mantener viva la expectativa de la normalización de la deuda, en particular después de haber alcanzado el gobierno de Néstor Kirchner una notable aceptación del primer canje voluntario en 2005, pese a una quita nominal inicial de más de 65%.

El COSTO DEL LITIGIO DESDE 2010

USD 5.600 millones
Esa es la diferencia entre el monto de la deuda original a fines de 2001 de USD 6.400 millones y la oferta de pago con intereses y punitorios de unos USD 12.000 millones

USD 100.000 millones
Fue la pérdida de generación de riqueza por el conjunto de los argentinos desde 2010, cuando se hizo el último canje de deuda y el Gobierno decidió “vivir con lo nuestro”. Se cerró el mercado de deuda internacional. Fueron USD 2.400 menos en cada bolsillo de los argentinos, al contraerse la inversión extranjera directa en más de USD 120.000 millones

1.000.000 de empleos
El estancamiento del PBI en el último quinquenio provocó que se dejaran de crear unos 200.000 puestos por año. El desempleo real se elevó de 7,4% de la oferta laboral a más de 11%, a unas 2 millones de personas. De ahí el salto de la pobreza del 15 a 30% de los hogares y de la indigencia de 5 a 10% de las familias

30% de inflación
La estanflación y la consecuente retracción de la oferta de crédito, junto a una política de clara indisciplina fiscal, deterioraron la capacidad de compra de los salarios y la competitividad de las empresas

USD 13.000 millones
Es el actual nivel de reservas en divisas del Banco Central descontado los USD 11.000 millones del swap del Banco de China y otros USD 5.000 millones de la banca extranjera, luego de haber superado los USD 52.500 millones a fines de 2010, por el uso para pagar deudas y también gasto corriente del Tesoro.

LOS BENEFICIOS DE ACORDAR

Acceso al crédito
La Argentina, como cualquier país, necesita del crédito internacional de largo plazo, tanto para obras de infraestructura de los Gobierno nacional y provinciales, como para las empresas para expandirse y estar al día con la última tecnología en sus plantas de producción. Cerrar el capítulo del default aumentará la oferta de préstamos y bajará el costo del dinero

Inversión productiva
La normalización de la economía, primero con el fin del cepo cambiario, previa eliminación de las retenciones a la mayor parte de las exportaciones del campo; luego con la revisión de las tarifas de luz; más el inicio de la depuración del empleo público “ñoqui” y una política monetaria restrictiva, derivaron en una sustancial caída del índice de riesgo país y ahora con la cercanía de un acuerdo con los holdouts, se prevé derivará en la llegada de inversión externa

Empleo y salario
Un nuevo ambiente saludable para los negocios, con menos restricciones y más apertura a las relaciones internacionales pronto se manifestarán en un cambio de tendencia de la demanda laboral. El escenario del mundo es complejo en general, en particular por la crisis en Brasil, pero los incentivos para volver a poner en marcha la actividad productiva y comercial posibilitarán crear empleos privados netos y mejorar los salarios por productividad. La esperada baja de la inflación y la menor tensión cambiaria serán los mejores aliados de los trabajadores, más aún de los desempleados

Pobreza e indigencia
Superados los efectos del sinceramiento de las variables reprimidas en los últimos cinco años y el inicio de la normalización de la economía comenzará a revertirse aceleradamente el deterioro de la calidad de vida de la población. A la suba de las asignaciones familiares y la instrumentación de la Tarifa Social para el consumo de luz, se agregará la esperada reactivación del comercio exterior, primero del agro, luego de la industria, y más gradualmente del mercado interno, después, constituyéndose en los caminos que conducirán a disminuir rápidamente la pobreza e indigencia

Crédito hipotecario
Es una de las grandes asignaturas pendientes en la historia argentina de los últimos 50 años. Ahora, con un Gobierno que busca alinearse con las politicas de las economías económicamente exitosas, vía la normalización de las relaciones internacionales y no tener deudas en litigio, junto con la recuperación de la disciplina fiscal y monetaria, es de esperar que los préstamos para la vivienda se constituyan en un pilar de política, como lo han planteado los nuevos presidentes del Banco Nación, del Provincia, también del Ciudad.