El Real sigue en caída libre

Brasil continúa con problemas. El real profundizó su caída este miércoles y anotó su mayor baja en tres semanas al ceder otro 2,4% a 4,151 unidades por dólar, un nuevo mínimo histórico, en medio de la crisis política y la recesión económica en Brasil.

La moneda brasileña extendió una tendencia negativa que el Banco Central no logró cambiar a pesar de que realizó cuatro intervenciones en el mercado cambiario. Esta fue la quinta sesión a la baja de la moneda local, que en ese periodo perdió un 8,14 por ciento.

La moneda había iniciado la jornada con una leve valorización de 0,9% pero rápidamente volvió a perder terreno para anotar nuevos mínimos, y ya acumula en lo que va del año una depreciación del 56% frente al dólar.

El real cruzó el martes la barrera de los 4 reales y se derrumbó al cierre a los 4,054 por billete verde, su menor valor desde que entró en circulación en 1994.

El país carioca, séptima economía mundial, enfrenta un complejo escenario donde se mezclan recesión económica, elevada inflación y alza del desempleo. La popularidad del gobierno de Dilma Rousseff está por el suelo y eso le resta fuerza para aprobar un crucial plan de austeridad fiscal en un Congreso que da muestras de rebeldía.

Dos semanas atrás, Brasil perdió además el grado de inversión a manos de la agencia internacional S&P, mientras el mercado y analistas esperan nuevas rebajas de parte de otras agencias de calificación.

El gobierno brasileño revisó el martes de noche nuevamente a la baja la estimación del PBI para este año, y ahora cree que la contracción llegará a 2,44%, en vez del 1,49% estimado anteriormente.

En la bolsa de San Pablo, el Bovespa cayó 2% a 45.340 puntos, debido al escenario externo desfavorable y las persistentes preocupaciones por la situación fiscal del país.