El Gobierno busca u$s5000 millones de las empresas del PPP

El proceso de licitación de los contratos de Participación Pública Privada (PPP) sigue adelante. Mientras se espera a que en los próximos días se conozcan los consorcios ganadores de los primeros corredores viales, el Gobierno nacional se prepara para lanzar una licitación bajo este modelo para el sector de transporte de energía eléctrica y otra para la construcción de una nueva conexión ferroviaria entre Bahía Blanca y Vaca Muerta.

En paralelo a las licitaciones, el Ministerio de Finanzas está negociando con los empresarios que participan de los PPP viales y se podría extender al resto de los sectores una opción para que el Gobierno se financie con el sector privado, sin salir al mercado.

El jefe de Gabinete del Ministerio de Finanzas, expuso ayer en el marco de la 35´ Conferencia Anual del IAEF en el panel de PPP que compartíó con Juan Chediak, Vicepresidente de la Cámara Argentina de la Construcción, Javier Iguacel, Director Nacional de Vialidad, Norberto Montero, Socio de PWC, Jorge Pellegrini, Coordinador de Asesores del Secretario General de UOCRA y, al pasar, deslizó que está en estudio ofrecerles a los consorcios un bono a cambio de la liquidez que tendrán con los créditos que van a tomar para financiarse.

Al termino de su exposición Quirno explicó a El Cronista que la intención de la cartera es la de buscar parte del financiamiento en el excedente que van a tener los consorcios.
“Las empresas que ganen las obras van a tener que obtener financiamiento para realizarla. En ese momento van a contar con una liquidez innecesaria para el ritmo de las obras y nosotros les vamos a proponer un bono con la misma cadencia de sus pagos para tomar esos excedentes”, explicó el funcionario.

A la hora de explicar el beneficio de la operación, Quirno señaló que las empresas “romperían el carry trade negativo es cuando ese retorno que produce tener un activo pasa a ser un costo y no tener que esperar para cobrar todos los TPI títulos en dólares con los que se pagan los adelanto de obras, además de que podrían calzarlo a sus necesidades de pago”.

Para el Gobierno la ventaja radicaría en que “nos financiaríamos sin ir al mercado, porque ya lo hizo el privado”, además, “entendemos que podríamos hacerlo un poco por abajo del soberano”.
A la hora de hablar de las cifras, señaló que aún “es prematuro, pero hablamos de un piso de u$s 5000 millones”.

La idea está en un proceso avanzado, por lo menos así lo reconocieron en una de las compañías locales que está esperando saber si ganó la adjudicación de un corredor.

“Estamos en negociándolo con el Gobierno y la idea no es mala”, reconoció. “El punto que está en discusión es quién se hace cargo del carry negativo. Nosotros nos estamos endeudando más caro que ellos los privados tomarán deuda a una tasa de soberano (8,5%) más 250 puntos, algo más de 2,5% anual más caro. Si ellos quieren asumir esa diferencia, no habría problema”, explicó este hombre de una de las grandes constructoras curtido en negociaciones.

Respecto del monto que podrían canjear por bonos, el empresario señaló que seguramente serán “alrededor de los u$s 5000 millones que señaló Quirno. La cuenta es simple, los PPP viales que están en proceso de licitación son alrededor de entre u$s 9000 millones a u$s 10.000 millones, los consorcios van a terminar trayendo entre el 55% y el 60% de ese número para poder fijar la tasa total de los préstamos que vayamos a tomar, ahí está la cifra que estiman”, sentenció.

Quirno negocia con los privados mientras navega un proceso en donde parte de los problemas financieros lo empujan a buscar financiarse internamente.
Consultado sobre si la crisis cambiaria ya fue sorteada, explicó que desde el Gobierno tratan de trabajar con el diario del viernes para beneficiar a todos y que tengamos la menor volatilidad posible”.

El jefe de Gabinete de Caputo señaló que, en un camino “de convergencia fiscal, el rol de Dujovne es fundamental”, en referencia a su nuevo trabajo de coordinador, y pidió “responsabilidad” a los legisladores a la hora de hablar de las tarifas