Cumbre de Panamá

VII Cumbre de las Américas Panamá 2015

A Cristina Fernández de Kirchner parece haberle llegado el momento en la VII Cumbre de las Américas de Panamá de dar un paso al frente como guardián de las esencias bolivarianas en Latinoamérica. Desaparecido Hugo Chávez y con los hermanos Castro ya en retirada, la mandataria argentina, que ha logrado situar al kirchnerismo como una marca política sólida en su país, podría asumir su rol de guía de la izquierda regional por encima de otros liderazgos de perfil más nacional, como el del boliviano Evo Morales o el ecuatoriano Rafael Correa.

Años atrás, en la VI Cumbre de las Américas celebrada en Cartagena de Indias, Cristina Kirchner se retiró de la reunión antes de la clausura, enojada por la falta de quórum para que la declaración final incluyera un apoyo explícito a Argentina en el contencioso que libra con Reino Unido sobre las islas Malvinas.

CFK llega ahora a la VII Cumbre de las Américas con los mismos planteamientos que hace dos años sobre Malvinas y con una relación todavía tortuosa con Estados Unidos. Si hace dos años su Gobierno gozaba de estabilidad (había sido reelegida en 2011 con el 54% de los votos), Kirchner sufre hoy un desgaste político por la incipiente crisis económica que vive el país y por el caso Nisman (el escándalo del fiscal que apareció muerto en extrañas circunstancias tras haber denunciado a la mandataria). Sin embargo, Cristina se ha recuperado de crisis políticas precedentes (como la del campo en 2008) y ha resurgido como un ave Fénix del peronismo.

Su imágen más golpeada con el caso Nisman, hoy, para asombro de propios y extraños, la presidenta ha vuelto a repuntar en las encuestas y aunque su mandato finaliza en diciembre, nadie duda de que seguirá manteniendo después grandes cuotas de poder, tanto si el kirchnerismo gana las elecciones de octubre como si se convierte en la principal fuerza opositora. Ya lo dicen los carteles que ayer aparecieron en las calles de Buenos Aires (“Máximo (Kirchner) al gobierno, Cristina al poder”). Y como diputada nacional o del Parlasur (el Parlamento del Mercosur), continuará siendo un referente para la izquierda bolivariana en la región. También Argentina retomará su pedido frente al tema Malvinas.

Se esperan resoluciones y avances más importantes como las negociaciones entre Cuba y los Estados Unidos, en medio de manifestaciones en contra de este acuerdo.