Cristina Fernandez de Kichner imputada por lavado

El desfile por la justicia de las ultimas 2 semanas, no es algo al pasar, desde Fariña hasta Lazaro Báez todos están acusando y disparando para todos lados, para cubrirse ellos mismos, y lograr una pena menor. Muchos señalan a CFK y Néstor Kirchner.

Fariña había dicho, antes de declarar en calidad de “arrepentido” en el caso “La Ruta del Dinero K”, que se había decidido a tomar ese nuevo destino personal y jurídico porque tenía confianza en Marijuán.

Declaró el viernes durante casi 12 horas. Describió a Cristina Kirchner como una de las líderes de la “red de lavado del Estado”, dio detalles sobre el papel que cumplió De Vido, el funcionario que manejó la obra pública nacional durante 12 años e incluyó en el armado de entramados financieros a Clarens. Para sostener con potenciales pruebas judiciales esas escenas, Fariña le entregó a Casanello y a Marijuán los números de teléfono con los que se comunicaba con sus jefes para que la Justicia pueda chequear con las antenas de telecomunicaciones que captan las llamadas que hacen o reciben en los alrededores de la residencia presidencial. También aportó las fechas en las que esos acontecimientos habrían ocurrido.

Las finanzas de la familia Kirchner también están siendo investigadas por posibles maniobras irregulares, realizadas en conjunto con los Báez, por el juez Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Rívolo: en esa otra causa, los investigadores quieren saber si la empresa K Los Sauces fue utilizada como pantalla para recibir dinero de dos contratistas de obra pública y beneficiarios de otras concesiones públicas: Lázaro Báez y también el líder del Grupo Indalo, Cristóbal López.

La ex presidenta, además, está imputada en una causa por sospechas en el ocultamiento de alrededor de una decena de plazos fijos que tenía su esposo Néstor Kirchner, pero que ella no habría declarado.

El escenario judicial de Cristina es complejo. El miércoles fue citada a declarar en indagatoria por Bonadio en un expediente que analiza si fue la responsable de un perjuicio para el Banco Central generado gracias a operaciones que permitían comprar dólares a precio oficial pactando su venta futura con el BCRA, pero que en el mismo momento en el que se adquirían esas divisas se podían vender en otros mercados por 15 pesos.

Hasta el viernes, la ex Presidenta no había presentado en ese expediente a su defensor legal, un hecho llamativo. Ella misma, en los Estados Unidos, se había definido alguna vez como una “abogada exitosa” como se hace llamar.