Comienza la baja de venta de automotores por la demora en cambios de impuestos

Comienza la baja de venta de automotores por la demora en cambios de impuestos. Con una mezcla de alegría y preocupación. Así recibió el sector automotor el anuncio de reforma impositiva por parte del ministro Nicolás Dujovne que tiene un capítulo especial para esta industria.

El Gobierno propone en este paquete de medidas una rebaja de impuestos para los autos que hoy representa el 54% del valor de un vehículos.

Hoy se dispondrá la eliminación de la alícuota del 10% de Impuestos Internos que rige en la actualidad para los vehículos de entre $380.000 y $800.000 de precio de salida de fábrica. Por debajo de ese valor, ningún modelo está hoy alcanzado.

Este es el punto que produce satisfacción a los empresarios del sector porque muestra un cambio de tendencia en materia impositiva respecto de la política que llevó adelante en los últimos años la gestión kirchnerista. Pero más allá de esta buena noticia, también hay preocupación por el tiempo en que se implemente la medida. El temor de fabricantes, importadores y concesionarias es que, mientras no esté concretada la rebaja, se producirá un parate en las ventas debido a que la gente esperará que la menor presión tributaria se traslade a una baja de los precios de los 0 km.

“Siempre que se habla de una medida que puede significar una baja de precios, la demanda se paraliza” señaló un empresario con mucha experiencia en el sector. La alícuota del 10% de Impuestos Internos genera una suba del 11% en el valor de un auto. Al eliminar ese tributo, los precios deberán bajar en esa proporción. ¿Es posible que bajen algún precio en este país? Al menos en este sector, sí. Es tan fuerte la competencia que nadie puede especular con quedarse con la diferencia. Por eso, los 0 km que de precio de fábrica se ubican entre $380.000 y $800.000 bajarán su valor cuando la medida sea efectiva. Esto corresponde a los vehículos que tienen hoy un valor al público de entre$540.000 y $1.150.000 aproximadamente.

El sector está expectante por saber si esta rebaja impositiva se podría adelantar vía un decreto, para evitar este freno a las ventas, y no esperar a que esté aprobada la reforma impositiva en el congreso. Está vigente el decreto de Impuestos Internos que rige hasta el 31 de diciembre. Además de la alícuota de 10%, hay una segunda escala para los auto de más de $800.000 de fabrica. Nada dice la reforma sobre este tema por lo que se entiende que quedara igual. Pero la base imponible no se actualiza desde comienzo del año pasado.

Pero hay otros problemas. Al bajar de precio los 0 km que están alcanzado por la primera escala, los autos de menor valor sentirán el impacto porque deberán también ajustarse. “Vamos a vivir meses complicados porque no tendremos precios de referencia” dijo otro empresario. Los modelos que estaban con sus precios frenados para evitar caer en el impuesto, van a poder subir ahora. Lo lógico es que los consumidores traten de comprarlos antes de esa suba. La pregunta es si los conseguirán en las concesionarias o si habrán desaparecido.