Choferes levantan el paro para intentar negociar reincorporaciones

Tras ocho días los choferes cordobeses levantaron el paro, pero durante la madrugada retomaron la medida.

“Es la segunda vez que tenemos buena voluntad y buena onda. No va a quedar ningún trabajador en la calle”, dijo en referencia a la advertencia del intendente Ramón Mestre de que eran “innegociables” los 90 despidos y el descuento de los días no trabajados.

La decisión se tomó cuando cada vez más choferes empezaban a sumarse al servicio de emergencia diseñado por la Municipalidad que ya contaba con 320 unidades (800 son las habituales) y que es gratis.

La UTA no determinará medidas hasta el 29, cuando es su congreso nacional. Antes de esa fecha no puede sancionar a los delegados, a los que hoy la conducción nacional calificó de “tarados” y “payasos”.

El gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, dijo que “no va a permitir que se altere la paz social en la provincia”. Calificó de “huelga salvaje” a la medida: “Este conflicto es irracional y hace que estén de rehenes los habitantes de Córdoba. Hay gente que ni siquiera puede ir a ‘changuear’. Estamos a disposición para que las empresas pueden encontrar solución al conflicto”, señaló.