Cepo Cambiario, como abrirlo?

1) El nuevo Presidente electo, o miembros importantes de su elenco ministerial o equipo, deben hablar con los principales posibles proveedores de fondos al país (FMI, BIRF, BID, China, Rusia, Banco Asiático, Banco de Japón, Tesoro de los EEUU, principales bancos de inversión del mundo, etc), con un mensaje claro: “queremos que nos presten dólares para fortalecer las reservas del BCRA, a plazos largos y costos bajos. Que nos piden a cambio?”. Podemos imaginar variantes, pero casi seguro nos pedirán:

a. Negociar de buena fe con holdouts y solucionen el estado de Desacato con la Justicia USA

b. Normalicen situación FMI permitiendo revisión de la economía (art, 4)

c. Regular el tema INDEC (sobre todo, cálculo de IPCNu y PIB)

d. Bajar el desbordado déficit fiscal

2) Solicitar asimismo a esos actores (o algunos de ellos), que simpatizan con la posición argentina en conflicto con fondos buitres (o al menos, están en contra del accionar de estos fondos en los sistemas financieros globales), ayuda (dinero, garantías, etc), para facilitar la negociación con dichos fondos (p.ej, para comprar Zero Coupons USA para abaratar costo del arreglo, como se hiciera en el Plan Brady).

3) El 22 de noviembre enviar una misión a China para discutir la forma de convertir swap de yuanes (que conviene intentar ampliar), a dólares, de modo de contar con una masa concreta de intervención en el mercado de cambios

4) El mismo 10 de diciembre, deberán anunciarse medidas concretas abordando los puntos antes mencionados, como ser:

a. Mandar un Comité Negociador a Nueva York, para que en el marco del mecanismo establecido en el juzgado, negocie con todos los holdouts, cómo hacer para cumplir la sentencia (ya imposible de revertir), al menor costo posible.

b. Solicitar al FMI que mande Misión para revisión Art 4° a la mayor brevedad posible

c. Intervenir el INDEC, iniciando acciones judiciales contra todos los directivos y ex funcionarios sospechados de haber incumplido los deberes de funcionario público al adulterar deliberadamente datos y procedimientos estadísticos.

d. Comprometer la provisión de estadísticas confiables a la brevedad. Estimo que en IPCNu esto puede hacerse aproximadamente en 1 mes y en PIB posiblemente en 2 meses.

e. Mandar al Congreso un paquete de reforma fiscal, con efecto macro-económico neutro, que básicamente contemple:

i. Baja de Impuestos (sobre todo el impuesto inflacionario; retenciones a las exportaciones; ganancias a asalariados; otros)

ii. Baja de gastos (subsidios vía aumento de tarifas, protegiendo sólo a sectores muy vulnerables; gastos de los más diversos, como ser Futbol para Todos – que debe basarse en sponsors privados-, contratados recientes en el Estado – los muchachos de La Cámpora-, enorme publicidad oficial, etc, etc)

5) Ese mismo 10 de diciembre, anunciar un Plan Global de acción de gobierno, que permita un cambio general de expectativas

6) Entre yuanes convertidos en dólares, dólares que el mercado pueda anticipar serán logrados a la brevedad en base a los préstamos solicitados, dinero de argentinos y extranjeros que entre por el cambio de expectativas, más dólares comerciales, etc. lograr un punto de inflexión importante en la percepción que hay en los mercados respecto a las reservas del BCRA. En otras palabras, que todos puedan pensar que hay suficientes razones para creer que las reservas podrán aumentar, digamos en unos u$s 20,000 millones muy rápidamente

7) Anunciar el mismo 10 de diciembre, una inmediata negociación con los actores relevantes, para que las deudas por importaciones y dividendos, puedan ser saldadas con bonos u otros esquemas (recordar que los acreedores tienen en este caso pesos, cuya contrapartida son en buena parte Lebac, de modo que si se les dan bonos, no cambia la deuda neta del Estado).

8) Levantar el cepo (tanto a las importaciones, a los giros de dividendos, como a la conversión de pesos y depósitos a dólares), anunciando un dólar único, bajo el sistema de flotación administrada

9) Dejar trascender la intención de que el dólar considerado como “deseado” por el gobierno, se ubicaría en una franja dada (en estos momentos, diría entre $13 y $14), y que en caso de llegar hacia el techo deseado, habrá una masiva intervención del BCRA, vendiendo dólares (y dejando subir las tasas en pesos), a fin de combatir cualquier posible “pánico” que se apodere de los mercados

10) Si el mercado “testea” al BCRA, obviamente no dudar en vender “los dólares que hiciera falta” para “ganarle la pulseada” (p.ej vender en $14, y estabilizar el mercado en $13,50 o menos).

11) Como último paso, convocar a Sindicatos y Cámaras empresarias, a una mesa de negociación, cuyo objetivo básico (respecto a este tema), será evitar que el traslado de la devaluación a precios vaya más allá de lo estrictamente necesario (verdadero costo de componentes importados e insumos exportables, que no hayan ajustado ya por el dólar paralelo), de modo de garantizar, que la inevitable caída del salario real, sea la más baja posible (de hecho, se puede lograr que caída sea menor a la producida por la devaluación kirchnerista del 2014), y generando a su vez las condiciones para su recuperación posterior.