Ceden los precios de los autos usados

Lógicamente un vehículo cero kilómetro pierde entre 10% a 20% de su valor ni bien sale de la concesionaria. Pero con el comienzo de año, mientras los usados mantenían su precio e incluso iban aumentando mes tras mes según la lista que elaboran la Asociación de Concesionarias de Automotores (ACARA) y la Cámara de Comercio Automotor (CCA),los 0 km comenzaron a bajar, por la vía de las promociones. El mercado de los usados se comenzó a endurecer. Y los que querían vender por su cuenta empezaron a escuchar propuestas hasta risueñas.“Te lo cambio por una camioneta más vieja, un televisor led y algo de efectivo”, cuenta uno de los miles de frustrados vendedores particulares, que no se resignaba a bajar de precio. “Vas por las provincias, pueblo por pueblo, y sólo ves autos y agencias con el tachito arriba, en playones donde no hay nadie”, es el relato del dueño de una red de concesionarias oficiales que viaja todos los meses de Buenos Aires a Córdoba, yde ahí a las provincias del Litoral.

Ya en el mes de junio, los precios de no pocos modelos de autos usados se habían acercado tanto al de sus versiones cero kilómetro, que en algunos casos hasta las superaron. “Los cero kilómetro bajaban y el precio de los usados seguía en el perfil más alto posible. Por supuesto, es absurdo que un usado termine costando más que la misma versión, pero nueva”, señala Alejandro Lamas, dueño de la agencia multimarca ubicada Palermo, y directivo de la Cámara de Comercio Automotor (CCA). “La brecha entre lo que se pide y lo que se está dispuesto a pagar, aun hoy, ronda el 25%”, agrega Rubén Beato, de la Asociación de Concesionarias de Automotores (ACARA).

La consecuencia de esa disparidad se terminó reflejando en las estadísticas: las transferencias de vehículos usados, que venían cayéndose a lo largo del primer semestre del año, entre junio y juliose derrumbaron. En sentido contrario, la venta de los cero kilómetro fue subiendo mes tras mesen comparación con igual mes del año anterior. Cuando llegaron las vacaciones de julio, la brechase agrandó: mientras los patentamientos de los cero kilómetro subían casi 5%, las transferencias de usados cayeron 24%.

Las diferencias se mantuvieron a lo largo de agosto, si bien con una recuperación en los dos mercados: los nuevos subieron 21% y los usados retrocedieron bastante menos, un -7,7%. Una brecha que sigue siendo llamativamente pronunciada y muy parecida al mundo del revés: lo habitual es que, si hay crisis, caiga la venta de autos nuevos y suba la de usados. “Venimos de un añocomplicado desde enero hasta hoy”, diceel titular de la Cámara de Comercio Automotor (CCA), Alberto Príncipe. “Mes a mes estamos soportando la caída permanente del mercado de vehículos usados. Además, las terminales salieron a conquistar al público con bonificaciones muy importantes en los 0km y financiación con tasas subsidiadas, de modo que el sector de usados no podía estar peor”.

Las promociones de las fábricas comenzaron con un “black week end” de una de las marcas líderes, Chevrolet, durante marzo, y se fue extendiendo en el tiempo y en las demás marcas.una promoción tras otra y cada vez más numerosas. “Lo que pasó fue que las terminales automotrices se habían cubierto a principios de año con aumentos que no fueron seguidos por el público”, planteo el dueño de una Agencia de automotores. El siguiente movimiento de las fábricas fue poner toda su estructura financiera, que no es poca, al servicio de un inédito financiamiento a tasa cero para prácticamente todas sus unidades, con planes de 12 cuotas sin interés. Frente a ese panorama, las agencias de autos poco y nada podían hacer. Los agencieros suelen trabajar con la sucursal bancaria de su barrio, que no sólo no les hace bonificación en la tasa de los créditos prendarios de sus clientes, sino que no pocos gerentes prefieren evitar este tipo de créditos, con el engorroso trámite de la prenda de por medio, para concentrarse en colocar su cartera disponible con créditos personales. “Lo que veíamos era que los precios de los autos usados se tenían que acomodar a una nueva realidad, un reacomodamiento tanto para las agencias como para el público”, agrega Príncipe. ¿Quiénes son los que venden los usados? Para empezar, se estima que uno de cada dos vehículos transferidos es entre particulares que no pagan IVA e Ingresos Brutos sobre la operación.El mercado de usados se presta más a la informalidad, ya que no sólo están las agencias a la calle, sino miles de revendedores particulares que no están registrados como tales.

“Esos revendedores representan para nosotros lo mismo que los manteros a los comercios a la calle: una competencia desleal que no paga impuestos”, plantea Lamas. Las transacciones dentro de una agencia, aun tratándose de un vehículo usado, les exige el pago de IVA e Ingresos Brutos en cada transferencia.

En la CCA hay inscriptas unas 1.000 agencias, que trepan a 2.000 si se computan las del interior. Pero la cantidad de operadores registrados rondarían los 14.000 puntos de venta, según los datos de la cámara. Y éstos representan aproximadamente el 5