Bullrich busca garantizar inicio de clases

A tan sólo 2 semanas del inicio del ciclo lectivo, el Gobierno intentará hoy comenzar a acercar posiciones con los gremios docentes en el marco de la paritaria federal de la actividad en la apuesta de evitar un escenario que conflicto que ponga en riesgo el arranque de las clases. El desafío es enorme: los sindicatos que agrupan a los maestros anticiparon su rechazo a las propuestas oficiales que deslizaron aumentos en torno al 25% e insisten con reclamos de recomposición superiores al 35 por ciento, de manera de llevar el actual piso salarial de la actividad de $6060 a $9000. Esa amplia brecha alimenta los temores de medidas de fuerza en el inicio del calendario escolar el próximo lunes 29 de febrero.

Sumado a las negociaciones a nivel provincial continúan sin avances a la espera del resultado de la discusión nacional, cuyo objetivo es establecer un piso salarial de referencia que luego debe ser garantizado en cada distrito.
En ese marco y después de haber sondeado la posición de los gobiernos provinciales durante las deliberaciones del Consejo Federal de Educación, el ministro nacional del área, Esteban Bullrich, recibirá esta tarde a los dirigentes de los cinco gremios con representación nacional (Ctera, Sadop, UDA, CEA y Amet) para oficializar la oferta de mejora salarial elaborada por la administración macrista. Según apuntaron voceros del sector, esa propuesta se orientará hacia una suba de 25 por ciento, en línea con la previsión inflacionaria del Ejecutivo para este año. Se trata de un parámetro apenas superior al que ofrecieron la ultima semana los gobiernos de María Eugenia Vidal (Buenos Aires) y Horacio Rodríguez Larreta (CABA) y que fueron rechazadas por los respectivos gremios.
“No vamos a firmar una paritaria en la que pierda poder adquisitivo el trabajador. Sería injusto, más con las medidas que está tomando el Gobierno”, afirmó el titular de Suteba y dirigente de Ctera, Roberto Baradel, quien estimó que “estamos lejos” de alcanzar un acuerdo.

El titular de UDA, Sergio Romero, coincidió en el pronóstico. “Hasta ahora no hemos podido discutir sobre bases sólidas. Esperamos que se haga una propuesta que se pueda analizar con los docentes. Estamos a días del inicio de clases y hay mucha incertidumbre, generada por el propio Ministerio”, enfatizó el dirigente.
Los gremios presionan por elevar a $9000 el sueldo básico de la actividad y reclaman la duplicación del monto del incentivo docente (Fonid), que actualmente se ubica en $520.