Brasil sale a las calles a manifestar contra Dilma y Lula

La TV difundió los diálogos entre ambos dirigentes. El Congreso podría iniciar hoy el proceso de destitución. Hubo nuevas manifestaciones populares

Se vivieron momentos de tensión en la noche de ayer en Brasil. Con gritos de “Fuera”, batiendo cacerolas y haciendo sonar sus bocinas, miles de brasileños expresaron su rechazo al Gobierno de Dilma Rousseff, acorralado por una crisis política sin precedentes, y contra el nombramiento como ministro del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Los gritos de “Fuera Dilma”, “Fuera PT” (Partido de los Trabajadores) retumbaron en las calles de las de principales ciudades del país.

En Río de Janeiro, la protesta se escuchó con fuerza en barrios como Copacabana o Botafogo, mientras que en Sao Paulo y Brasilia el “cacerolazo” coincidió con las manifestaciones organizadas contra la designación de Lula como titular del influyente Ministerio de la Presidencia.

Las protestas fueron convocadas tras la divulgación de una conversación telefónica entre Rousseff y Lula que sugiere que la presidenta intervino para intentar evitar la posible detención de su antecesor.

Lula tiene abiertas varias causas por presuntos casos de corrupción, entre ellas la investigación sobre las irregularidades en la estatal Petrobras.

Tras su nombramiento como ministro, las causas que involucran al expresidente solo se pueden tramitar en el Tribunal Supremo, lo que podría dilatar los procesos. Y las escuchas entre Dilma y Lula hicieron terminar de “explotar al pueblo”.

Anoche, en las calles de San Pablo y fundamentalmente en la Avenida Paulista miles de manifestantes iniciaron una protesta reclamando la renuncia de la presidenta. El ex candidato presidencial Aécio Neves afirmó que Dilma perdió las condiciones para gobernar y el ex presidente Fernando Henrique Cardoso consideró “escandaloso” el nombramiento al dirigente investigado en un proceso judicial.