El blanqueo será distinto a los anteriores dijo Prat-Gay

El ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, terminó ayer una conferencia en el marco del Congreso del Instituto Argentino de Ejecutivo de Finanzas (IAEF) y llegó el turno de las preguntas. Había instado en reiteradas oportunidades a los empresarios argentinos a invertir y acompañar el proceso que lidera el presidente Mauricio Macri. Esperaba inquietudes sobre la macroeconomía, pero la primera consulta fue sobre blanqueo y moratoria. Y confirmó que el Gobierno abrirá una exteriorización de activos ocultos, aunque con una tónica distinta de los borradores que están circulando.

Será un ordenamiento general que incluirá a los que no tienen las cuentas en orden hasta enero de 2017. La medida excede el blanqueo de capitales; no habrá lugar donde esconder la plata. Antes de enero del año que viene si uno no está al día con AFIP tendrá problemas.

Queremos darles la oportunidad a las empresas para que regularicen su relación con el fisco antes de enero. Pensé que íbamos a hablar de cómo acelerar la inversión, pero no. Me preguntan si habrá un blanqueo. Esto demuestra un poco la foto de la Argentina.

La práctica internacional dice que antes de ir hacia un sistema transparente de fiscalización corresponde darle una oportunidad de regularizar su situación con el fisco al que todavía no lo hizo. Lo que estamos planeando es efectivamente esa filosofía. Requerirá de una tasa impositiva alta porque, creemos, es la manera moral de equilibrar la cuestión de que algunos pagan y otros no.

Todavía vemos al sector privado con algunas dudas. Si el empresariado local no toma riesgos, el empresariado extranjero lo va a pasar por arriba. Hasta ahora son más las inversiones de empresas extranjeras que las de las nacionales.

La presión fiscal es muy alta, está en el orden del 40%.

Dejando de “chorear”, dejando de regalarle al que no lo necesita y poniendo la economía en marcha, vamos a bajar el déficit fiscal. El problema principal del déficit no es la falta de recursos, sino el derroche de gastos.

Por ejemplo, se gastó más de 4 puntos del PBI regalando energía y la mitad terminaba en los bolsillos del 30% más rico de la población. No nos olvidemos de que el Gobierno anterior se pasó muchos años destruyendo la capacidad productiva.

El déficit va a bajar al 3,3% el año próximo, al 1,8% en 2018, para cerrar el último año de Gobierno con un déficit de entre el 0% y el 0,5%.

Próximamente verán saldar una deuda de jubilados con sentencia firme. Queremos resolver esa situación lo más pronto posible y atender alguna situación puntual de deuda con pymes y provincias.

Sé que muchos de ustedes están preocupados por la inflación, nosotros también. Buena parte del aumento de los primeros cuatro meses del año se explica por movimiento de valores relativos de una sola vez, como por ejemplo el alza de hasta 600% en tarifas de luz.

El índice de precios de la Ciudad de Buenos Aires dio un 6,5% de inflación, de los cuales cuatro puntos corresponden a una modificación de una vez de las tarifas. Vale decir que si sacamos esos cuatro puntos para el análisis, nos queda el 2,5% de inflación en abril. Y si miramos la evolución de los precios en alimentos, tanto en el indicador porteño como en el de Córdoba, está en el 1,8%.

Nosotros estamos muy tranquilos porque ésta es la tendencia que nos va a acompañar durante el resto del año. Creemos que en el tercer trimestre los índices de inflación van a estar muy cerca y quizá por debajo del 2%.

Ya hacia el tercer trimestre el ritmo de inflación estará en el orden del 25% anual y hacia el cuarto trimestre vamos a estar en la misma línea de la meta para el año que viene.

Tomo las palabras de Sturzenegger cuando dijo: acá estamos para bajar la inflación en un período prudencial hacia un nivel del 5% anual en 2019. Y estamos en ese camino.

Si pifiamos en un trimestre en el marco de cuatro años, simplemente lo que les pedimos es que tengan la perspectiva de que esto es un programa que no se agota en un trimestre sino que apunta a los primeros cuatro años de un punto de inflexión en la historia de la Argentina.

La recesión de Brasil afecta a la Argentina de muchas maneras: en términos generales, creo que nos saca alrededor de 1,5 punto de crecimiento este año. Y para un año en el que no se espera expansión, Brasil nos define si ganamos, empatamos o perdemos.

Las exportaciones argentinas crecieron un 20% interanual en el primer trimestre, lo que significó la mayor expansión de esa magnitud al menos en los últimos cuatro años; y las ventas agrícolas aumentaron un 68%. Pero si uno lo mira trimestre contra trimestre, el crecimiento es del 25%. Eso es lo que está evitando que la caída de la economía de la Argentina por la recesión en Brasil sea mayor.

Prat-Gay puso el blanqueo dentro de un planteo general de “ordenar la mala praxis” del gobierno anterior, luego de referirse varias veces a la herencia recibida, a la corrupción y al derroche. Otros ordenamientos serán, aseguró, “pagar la deuda con jubilados que tienen sentencias en la Corte y que se dejan fenecer para no usar un vocablo más duro”, enfatizó. También saldar la deuda con las pymes y con las provincias.