Bancarios amenazan con paros y protestas por freno al acuerdo salarial

La Bancaria reclama que homologuen la paritaria del sector. La asociación “La Bancaria” rechazó la decisión oficial de frenar el aumento salarial paritario “a cuenta” entre el sindicato y las cámaras empresarias. Desde el gremio responsabilizaron al ministro de Trabajo, Jorge Triaca, por “el conflicto que el incumplimiento de sus deberes de funcionario público generó”, por lo que decidieron el estado de “alerta y movilización”.

Un documento firmado por la totalidad de los integrantes del Secretariado General Nacional acusó al funcionario laboral de “incumplir” sus deberes de funcionario público y de mantener “una conducta pusilánime y un doble standard, generando el conflicto”. También responsabilizó a Triaca y a los banqueros por “los incidentes que pudiesen suscitarse ante la absurda provocación”.

La Bancaria intimó otra vez hoy a los directivos de entidades financieras a que de forma previa a la nueva audiencia de partes del 1° de febrero próximo en la sede laboral de Callao al 100 abonen “los acuerdos de forma integral, incluyendo el anticipo”.

El gremio advirtió a la población y, en especial a los usuarios del sistema financiero, que “la decisión significa -como ocurrió en 2001- que los banqueros están dispuestos a incumplir sus obligaciones y la legislación vigente, al igual que el gobierno”.

La Bancaria denunció que el ministro Triaca, en complicidad con la banca extranjera, habrían logrado que todas las entidades incumplan los acuerdos paritarios del 23 de noviembre, no obstante haber sido perfeccionados en audiencias presididas por el titular de Trabajo y sin objeciones de otros funcionarios”.

En noviembre La Bancaria acordó una suma extra con los bancos nacionales de Adeba y los públicos y privados nucleados en Abappra, entidades que representan el 80 por ciento del sistema. En cambio, los bancos extranjeros agrupados en la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA) y la Asociación de la Banca Especializada (ABE) no suscribieron ese acuerdo. En el Ministerio de Trabajo interpretan que el acuerdo reabre la paritaria del 2016 y a su vez habilita a negociar el acuerdo del 2017 en base a la inflación pasada, situación que el gobierno rechaza de plano.