Argentina invita a los acreedores a demandar a Griesa

El Gobierno de Argentina ha dicho este jueves que sus tenedores de bonos que sufren un bloqueo judicial para cobrar los pagos de la deuda deberían demandar al juez estadounidense que ordenó la medida en julio, Thomas Griesa, en lugar de buscar que se aceleren los desembolsos, como algunos acreedores estarían intentando, según diversas fuentes.

El juez de distrito de Nueva York ha bloqueado los pagos que el país debe hacer a los acreedores que aceptaron la reestructuración propuesta por el país tras la inmensa suspensión de pagos del año 2002, ya que considera que primero debe cancelar su deuda impagada con aquellos que rechazaron los canjes.

Ahora algunos inversores pretenden formar un grupo para reclamar el pago acelerado de deuda en cesación de pagos de Argentina.

Una aceleración de pagos podría llevar a Argentina a enfrentar reclamos por 30.000 millones de dólares, una suma superior a las reservas internacionales del Banco Central.

Los analistas consideran que muchos inversores no estarán de acuerdo con la iniciativa porque podría derivar en un costoso litigio con un resultado incierto, y que quienes impulsan la aceleración quizá sólo están evaluando opciones o intentando presionar a Argentina para que solucione el problema.

“Los bonistas, en vez de propiciar aceleración, lo que deberían es propiciar acciones judiciales contra el juez Griesa, que retiene fondos de una manera indebida”, ha señalado en una rueda de prensa el jefe de Gabinete de Argentina, Jorge Capitanich.

“Aquí quien incurre en violación a la ley es, precisamente, el juez, no la República Argentina, que cumple efectivamente el pago de su deuda soberana”, ha añadido.

Agentina depositó a finales del mes pasado el pago de intereses de sus bonos en un intento por evitar la orden de Griesa, que había declarado al país en desacato tras ordenar al Bank of New York Mellon (BNY Mellon) que no concrete los desembolsos.

El juez estadounidense pretende que Argentina pague 1.330 millones de dólares más intereses a los fondos conocidos como ‘holdouts’ –llamados ‘fondos buitres’ en el país sudamericano– por no haber aceptado ningún canje de deuda en el pasado.

El Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner argumenta que si paga estaría violando los contratos de los bonos reestructurados y que la nación podría sufrir una ola de juicios en su contra…