Los nuevos jubilados a partir de agosto podrían cobrar más

Cambios en las jubilaciones. La mejora sería de entre 10 y 15%. Es por la aplicación de nuevos índices de actualización, publicados hoy en el Boletín Oficial. Esa mejora rige a partir de agosto, lo que abre un interrogante porque el decreto no dice qué pasa con los que se jubilaron o se jubilen antes de esa fecha y se les calculó la jubilación inicial sin los coeficientes del decreto.

Así a igual salario y años de trabajo, los que se jubilen después de agosto tendrán un haber superior al de los que se jubilaron antes de esa fecha, quienes para acceder a lo mismo deberían aceptar la oferta del proyecto ley que está en Senado, renunciando a a realizar cualquier demanda judicial.

De todas maneras en el Gobierno consideran que con la aplicación del decreto debería disminuir la litigiosidad o demandas de los nuevos jubilados De acuerdo al decreto, anticipado por Clarín en la edición de ayer, los sueldos de los últimos 10 años anteriores a la jubilación, que se utilizan como referencia para el cálculo de la primera jubilación, deberán actualizarse del siguiente modo:

– Hasta el 31 de marzo de 1995 por el Índice Nivel General de las Remuneraciones (INGR.). Entre el 1° de abril de 1995 y el 30 de junio de 2008, por las variaciones de la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE.).

– Luego por la ley de movilidad que empezó a aplicarse en marzo de 2009 y que ajusta los haberes dos veces por año, en marzo y septiembre.

Hasta ahora esos sueldos de referencia para el cálculo de la primera jubilación se ajustaban a partir de marzo de 2009 por la ley de movilidad. Pero hacia atrás se aplicaba un ajuste muy bajo que deterioraba el sueldo promedio y por ende el haber jubilatorio inicial..

Eso llevó a que muchos jubilados hicieran juicio porque, por la alta inflación y según el año en que se jubilaron, tenían haberes iniciales un 20, 30 y hasta 70% inferiores. Fue el caso de Alberto Elliff quien se jubiló en abril de 2004 y su caso llegó a la Corte Suprema. Con el fundamento de que el cálculo de la jubilación hecho con valores sin actualizar o muy por debajo de la inflación “importa una reducción en el haber que vulnera el derecho de propiedad”, en agosto de 2009 el Alto Tribunal decidió que para el cálculo del salario promedio debía aplicarse el Índice de Salarios Básicos de la Industria y la Construcción (ISBIC).

El decreto presidencial reconoce que en el caso Elliff la Corte fijó que la actualización de los sueldos debe realizarse “sin limitación temporal alguna”. Y en lugar del ISBIC resuelve aplicar el INGR y RIPTE porque “ambos índices no se limitan a un sector de la economía en particular sino que reflejan la evolución de los salarios declarados por los empleadores de todos los sectores”.

La diferencia entre los índices no es menor : entre 1995 y febrero de 2009 el incremento del ISBIC es del 435%; mientras el RIPTE da un incremento del 178%. Esa diferencia altera los cálculos de los retroactivos y los reajustes de los haberes, en especial para los que se jubilaron en los ultimos años.

El articulo 5 del decreto aclara que estos índices deben considerarse “para el cálculo de las prestaciones previsionales que se otorguen con alta mensual agosto”. Este decreto rige para los empleados en relación de dependencia, con excepción de los que tienen regímenes especiales, como docentes, investigadores científicos, Servicio Exterior y Judiciales.