Es Ley el blanqueo para el pago a los jubilados

La Cámara de Senadores convirtió en ley anoche el proyecto que prevé el pago de sentencias a jubilados a través de un blanqueo de capitales, con el que el Gobierno espera recaudar 20 mil millones de dólares, lo que lo convertiría en la exteriorización de capitales más exitosa de alcanzar la meta.

Con 56 votos a favor, 11 en contra y una abstención, el proyecto del Poder Ejecutivo quedó sancionado tras casi nueve horas de debate. A diferencia del debate en Diputados, donde el bloque que preside Héctor Recalde se opuso desde el inicio, en la Cámara alta el kirchnerismo se pronunció a favor en su mayoría, aunque algunos senadores votaron en contra del blanqueo.

El amplio acompañamiento en el Senado responde al apoyo de los gobernadores tras la firma del acuerdo para devolverles el 15% de la coparticipación que desde 1992 se retenía para financiar el sistema previsional.

La sesión con carácter especial comenzó pasadas las 14 con un homenaje al al expresidente Arturo Umberto Illia al cumplirse el 50 aniversario del golpe militar que lo derrocó y se desarrolló sin sobresaltos como estaba previsto.

La norma -que cuenta con 97 artículos- contempla el pago de sentencias y reajustes por haberes mal liquidados a los jubilados que serán financiados con el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) del ANSeS y con los fondos que ingresen por el blanqueo que estará vigente desde la fecha de promulgación de la ley hasta el 31 de marzo de 2017.

No tributarán nada quienes blanqueen hasta 305.000 pesos. Pagarán un arancel del 5% quienes blanqueen la compra de inmuebles y capitales por hasta $ 800.000 y del 10% para los montos mayores. Suma que sube al 15% desde el próximo año.

Entre las modificaciones introducidas figura la exclusión de la posibilidad de blanquear de los familiares directos de los funcionarios públicos y de los integrantes del Parlasur. Se suman, así, al jefe y vicejefe de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, gobernadores, intendentes y funcionarios nacionales, provinciales y municipales de los tres poderes del Estado.

El último blanqueo había sido lanzado por Cristina Kirchner en mayo de 2013 y se estimaba recaudar, a través del bono Baade y el Cedin creados especialmente para la ocasión, u$s 4000 millones. La exteriorización rigió hasta el último día hábil de 2015 y apenas recaudó u$s 2022 millones en Cedin y u$s 349 millones en Baade. Durante el debate de ayer varios senadores se manifestaron en contra de los blanqueos, aunque subrayaron que en este caso acompañarían ya que el dinero que ingrese tendrá como destino los jubilados.

“Nunca he votado un blanqueo porque es para los evasores. Pero voto este porque hay una asignación específica”, dijo la senadora puntana Liliana Negre de Alonso. Desde el PJ FpV, el salteño Rodolfo Urtubey se pronunció a favor porque, dijo, “lo prefiero en lugar de un endeudamiento”.

El bloque de la “camporista” Anabel Fernández Sagasti criticó la inclusión en el texto del acuerdo con las provincias y lo consideró “una escandalosa extorsión al federalismo y un retroceso al sistema previsional argentino”.

Esta norma, que crea el Programa Nacional de Reparación Histórica para Jubilados y Pensionados, establece además la pensión a la vejez para mayores de 65 años a pagarse con el FGS. Como parte del acuerdo político en Diputados con el Frente Renovador se incluyó un artículo que exime a los trabajadores de la cuarta categoría que no están alcanzados por Bienes Personales para que queden exceptuados del pago de Ganancias en el medio aguinaldo de junio.