No vamo a trabajar, no vamo a trabajar

No se trabaja el 24 y 31 de diciembre y el 2 de enero de 2015, sumado al 25 de diciembre y el 1 de enero se origina más de 10 días seguidos sin actividad laboral, ideal para congelar las cotizaciones del mercado formal e informal. Las medidas no son otra cosa que atar con alambre los problemas de fin de año.

La resolución fue publicada esta madrugada en el Boletín Oficial y beneficia al personal de la Administración Pública Nacional, excepto a los bancarios y trabajadores de entidades financieras.

Se argumenta que “conforme a estadísticas de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, los días 26 de diciembre y 2 de enero, se registra un importante incremento del flujo vehicular, tanto de rodados particulares como de transporte público automotor, principalmente sobre rutas nacionales, generando un potencial riesgo de siniestros viales en desmedro de la seguridad del tránsito y, por ende, de los usuarios de la vía pública, lo que amerita extender el referido asueto al día 2 de enero de 2015”.

El Gobierno indica “la importancia que para las economías regionales representa el reordenamiento de los feriados y el movimiento turístico durante las fiestas de fin de año”.

Como dice la canción, “No vamo a trabajar, No vamo a trabajar”, y mañana? San Perón!