Standard & Poor’s rebajó la calificación de la Argentina

La agencia de  calificación financiera Standard & Poor’s recortó el martes la nota  de la deuda soberana de Argentina de “B” a “B-” a raíz de los  “crecientes riesgos” financieros que atraviesa el país.

S&P enumeró el fallo del tribunal de apelación estadounidense  rechazando un recurso de Argentina para frenar una decisión de un juez  que le exige el pago por bonos de su deuda en default, así como la  decisión de dos de sus provincias de abonar en pesos deuda emitida en  dólares.

La  agencia cita además la retención de la fragata argentina “Libertad” en  un puerto de Ghana desde el 2 de octubre por orden de un juez de ese  país, que aceptó un reclamo del mismo grupo de inversión que lanzó la  demanda en Estados Unidos.

Estas cuestiones “ponen de  relieve los crecientes desafíos que el gobierno continuará enfrentando  para diseñar su política económica y de manejo de la deuda”, según un  comunicado.

“Estamos recortando nuestra nota para la  República Argentina de ‘B’ a ‘B-‘ para reflejar nuestra opinión sobre  esos riesgos”, dijo S&P.

La decisión de S&P tuvo  lugar poco después de que otra agencia de calificación financiera,  Fitch, colocase “bajo vigilancia negativa” la nota de la deuda argentina  a largo plazo, actualmente en “B” (muy especulativa).   Según  Fitch, “hay incertidumbres sobre la duración del proceso legal” en el  que está envuelta Argentina en Estados Unidos, así como “la manera en  que podría afectar las capacidades del país para pagar su deuda” regida  por el derecho norteamericano.

Fitch añade que seguirá de  cerca la situación y que un impago de la deuda “constituiría un caso de  default”, lo que acarrearía una rebaja de la calificación. En cambio, la  agencia levantará su vigilancia negativa si Buenos Aires procede al  reembolso de esos bonos.

El 26 de octubre, un tribunal de  apelaciones de Estados Unidos rechazó un recurso de Argentina contra el  fallo del juez Thomas Griesa emitido el 23 de febrero, que exigía al  país sudamericano el reembolso de bonos en default en manos del fondo de  inversión NML Capital Ltd.   El fondo, con sede en el paraíso  fiscal de las Islas Caimán, es uno de los tenedores de bonos en default  que se negó a entrar en el canje, con importantes quitas, que Argentina  realizó entre 2005 y 2010 del 93% de su deuda en mora.    Haciendo valer su reclamo de unos 370 millones de dólares, NML logró el 2  de octubre, por orden de un juez de Ghana, la retención en el puerto de  Tema, cerca de Accra, de la fragata “Libertad”.

El ministro de Economía argentino, Hernán Lorenzino, indicó que el  gobierno cumplirá con los pagos de los acreedores que aceptaron entrar  en el canje, pero que rechaza pagar el monto total que reclaman los  fondos especulativos.   “Jamás vamos a pagarles a los fondos  buitres. El que cree otra cosa, no ha entendido nada. No es casual lo de  la fragata (Libertad) y el fallo de Nueva York (del viernes), son  ataques a los que no siguen el libreto, ya que hay sectores que no se  bancan (no toleran) el éxito del desendeudamiento”, advirtió Lorenzino.

Argentina saldó casi en su totalidad la deuda pendiente con  inversores extranjeros desde 2001, cuando se declaró en default por unos  100.000 millones de dólares, pero aún tiene en mora unos 6.100 millones  de dólares.