Semana clave, en la negociación con el FMI y el BCRA enfrenta vencimiento de Lebac

El día martes vencen millones de dólares de bonos Lebac, lo cual puede agitar el avispero del dólar y una subida momentánea hasta $26 vaticinan algunos exagerados…

Semana compleja para el Gobierno en más de un aspecto. Mientras la Casa Rosada espera un avance en las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para obtener un crédito, el día 15 el Banco Central enfrentará una nueva prueba de fuego: el megavencimiento de Lebac por $650.000 millones. El mismo día se conocerá la inflación de abril, que registraría un aumento entre el 2,3 y 2,7 por ciento.

El próximo fin de semana el Ejecutivo espera tener listo una especie de borrador de un programa económico para presentar el FMI. El programa económico que presentarán los funcionarios argentinos queda sujeto a opinión y revisión de las autoridades del organismo multilateral, que en unas seis semanas luego de presentado decidirá si aprueban o no el crédito stand by que solicitó la Argentina.

En varias ocasiones anteriores, el primer borrador lo hizo el equipo del FMI. Al parecer este no sería el caso. Tampoco está claro todavía si la Argentina podrá acceder a unos USD 30.000 millones que sería desembolsados en forma trimestral luego de las revisiones de las metas prometidas y si estos desembolsos serán solo para pagar vencimientos de la deuda pública.

Durante el fin de semana hubo varias reuniones de los equipos técnicos de los ministros Nicolás Dujovne y Luis Caputo. Todo estuvo monitoreado desde la Jefatura de Ministros por el economista Vladimir Werning, un funcionario que responde al vicejefe de Gabinete Mario Quntana.

Desde esta semana el staff del FMI comenzará a analizar el caso argentino luego de su reunión de directorio de esta semana. El “Argentina Desk” queda cargo del economista italiano Roberto Cardarellil, quien podría llegar a nuestro país en los próximos días.

A su vuelta de Washington, Dujovne se reunió el viernes pasado con el presidente Mauricio Macri, quien convocó a su equipo a Olivos. Los ministros Luis Caputo (Finanzas) y Francisco Cabrera (Producción) se reunirán hoy con los empresarios de IDEA, el martes con los de AEA y el jueves con los del Foro de la Convergencia Empresaria. El aval de los empresarios y de los gobernadores que faltan es lo que buscará esta semana la Casa Rosada.

Luego de anunciar los recortes a la obra pública para reducir el déficit fiscal del 3,2 al 2,7 % del PBI, es probable que el Gobierno busque ampliar el financiamiento de los organismos internacionales de crédito –además del FMI– para las obras de infraestructura como afirmó el ministro Caputo en una nota de Infobae el viernes pasado. Caputo, que de todas formas ratificó su confianza en que el plan de obra público-privada permitirá suplir parte de los fondos que hasta ahora iban a salir del Tesoro para rutas, redes de ferrocarriles y obras marítima, entre otras.

Según indicó el ministro, el Banco Mundial, la ex CAF y Banco de Desarrollo de América latina y el Banco Interamericano de Desarrollo, se comprometieron a participar del financiamiento extra que negocia el Gobierno.

Uno de los efectos del nuevo programa económico sería el enfriamiento de la economía ya que el FMI habría solicitado dejar subir el valor del dólar y que el BCRA no intervenga para no seguir perdiendo reservas. Esto es visto como los analistas como el final de la idea del Gobierno de fijar el tipo de cambio para frenar la suba de la inflación. Por lo tanto, no descartan una mayor inflación para este año y para el 2019 muy lejos de las metas fijadas por el Gobierno el 28 de diciembre del año pasado.

Otro tema a considerar es la licitación del BCRA del martes para renovar unos $650.000 millones. Eran $680.000, pero el Central recompró el viernes unos $30.000, y tal vez configure la mayor prueba de fuego para Federico Sturzenegger desde que asumió en la entidad.

El BCRA deberá afrontar esos vencimientos el equivalente a unos USD 29.000 millones al tipo de cambio actual, pero el número final podría reducirse aún más dependiendo del resultado de las intervenciones de los últimos días y de lo que pueda hacer este lunes. El tamaño de la licitación, la más alta de la historia, representa cerca del 53% del stock total de letras que son unos $ 1.250.000 millones y que representan a su vez casi el 70 % de la base monetaria.

En su gran mayoría los analistas del mercado financiero descartan una renovación total de los vencimientos debido a los efectos de la crisis cambiaria que se produjo desde el 26 de abril pasado. Hay que destacar que en las cuatro licitaciones mensuales de este año el BCRA no renovó en promedio un 15 % de los vencimientos de la fecha. Pero en diciembre pasado el BCRA no renovó casi un 20 % de lo que vencía en ese momento. En consecuencia, pensar que la entidad podría verse esta vez obligada a no lograr renovar entre 18-20% del stock, sería bastante lógico.

El mismo día de la licitación de Lebac el Indec dará a conocer Índice de Precios al Consumidor (IPC) de abril que, de acuerdo a los relevamientos de las consultoras privadas, registraría un aumento entre el 2,3% al 2,7%.

El 24 de abril pasado el Gobierno reconoció, a través del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne que la suba del 2,3% de la inflación en marzo medida por el INDEC fue “un mal trago” y que en abril el registro volverá a ser alto. Recién en mayo, estimó el funcionario, comenzaría a morigerar. En ese sentido, en Casa Rosada ratifican dos cosas: que la meta del 15% para 2018 se mantendrá inalterable y que la política de alza de tarifas de servicios públicos no tendrá marcha atrás pese a las críticas tanto de la oposición como del seno propio de Cambiemos. Todo dependerá de las próximas decisiones de política macroeconómica del Gobierno, en particular de la política monetaria y cambiaria que adopte el BCRA en los próximos días.