Se ratificó Plus a jubilados y AUH y negociar subir los sueldos más bajos

Gobierno reiteró ayer su intención de otorgar un suplemento para los jubilados que cobran el haber mínimo y los beneficiarios Asignación Universal por Hijo (AUH), que suman casi 8 millones, y ratificó que también evalúa la posibilidad de promover el pago de un bono de fin de año para los trabajadores que perciben sueldos más bajos, aunque no brindó detalles acerca del nivel salarial que se analiza para ese beneficio.

La alternativa que tiene en estudio la administración macrista para responder el próximo miércoles a la CGT, de acuerdo al plazo que acordaron en la reunión de la semana pasada, fue señalado ayer por el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, uno de los funcionarios de mayor diálogo con la cúpula sindical.

Algunas versiones especularon con la posibilidad de que la oferta oficial a los gremios contemple que el suplemento beneficie a aquellos trabajadores no alcanzados por Ganancias.

“La realidad es muy compleja con más de 32% de pobres que inquieta al Gobierno y a toda la sociedad. Se está analizando con varios ministros, porque existe la convicción de asistir a quienes más lo necesitan, como los beneficiarios de planes sociales, jubilados y los que tienen ingresos mínimos, sin desfinanciar al Estado”, indicó Triaca. Y reiteró que en el Ejecutivo también “se está estudiando si se puede excluir en diciembre, el aguinaldo de Ganancias, para algunos tramos de ingreso”.

Sobre el planteo sindical de un bono de $ 2000 para los trabajadores privados, el funcionario subrayó la necesidad de atender que se trata de “un escenario muy heterogéneo” debido a los diferentes cierres paritarios de las diversas actividades, al hecho de que algunos convenios ya fijaron pagos de suplementos de fin de año y a la situación particular de cada empresa.

Sobre las declaraciones del ministro renovaron las expectativas dentro de la CGT, tras el pesimismo de los últimos días por algunas expresiones de otros funcionarios. También algunos contactos informales entre funcionarios y sindicalistas en las últimas horas parecieron oxigenar la negociación y frenar la presión de los gremios más combativos que piden apurar el llamado a un paro.

En paralelo a los dichos de Triaca, también se refirió al tema la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, quien insistió en la necesidad de “darle prioridad a las personas que más necesitan” y remarcó que se están haciendo las evaluaciones del caso para “tratar de llegar como Estado de la mejor manera posible”.

Emilio Basavilbaso, dijo que “probablemente haya un bono para los “jubilados de la mínima”, que cobran $ 5661, y prometió “hacer todo lo que pueda” para que eso ocurra y los pasivos puedan atravesar “todos estos meses que son complejos de transición”.

El Gobierno propone pagarle por ejemplo $500 por única vez a 8 millones de personas le representaría un costo fiscal de $4000.000.000. El costo de la excepción de Ganancias para los sueldos de hasta $ 45.000 brutos rondaría los $3000.000.000, según las estimaciones oficiales. Pero se espera que se cuadriplique este monto como una señal de Macri de buena fé y entendimiento, pero se irá anunciando en el corto y mediano plazo.

Ello sin contar la alternativa de un plus para los estatales. Si se estima un bono de $ 1000 para los 200.000 empleados de la administración pública nacional, el costo rondaría los $200.000.000, sin considerar a los 2.500.000 de estatales de las jurisdicciones provinciales.

Se espera que el bono de fin de año termine siendo cercano a los $2000 pesos, pero falta esperar a noviembre para confirmarlo. Como una muestra para que la gente se sienta más satisfecha para Diciembre, un mes siempre complicado a nivel social.