Se aproxima una devaluación nuevamente?

Se especula que cerca al comienzo o durante el mundial de fútbol de Brasil, el Gobierno volverá a impulsar cierto ritmo devaluatorio, aunque “paulatino” y con intervenciones del Banco Central, como para que la divisa estadounidense vaya recuperando valor hacia fin de año cercano a los 10 pesos. El que sostuvo esa idea, esta vez, no fue un economista de ningún grupo ortodoxo ni liberal, sino Agustín D’Attellis, uno de los principales referentes de La Gran Makro, la usina de economistas kirchneristas.

“En un momento (el Banco Central) va a empezar con devaluaciones pausadas nuevamente que van a ir llevando (al dólar) hacia fin de año a un nivel más alto”, vaticinó el también profesor de la Universidad de Moreno en declaraciones en una radio local.

“Creo que (el dólar) va a estar estable en estos niveles y que en algunos meses va a empezar a recuperar un ritmo de devaluación intervenida por el Banco Central, paulatina, leve, como era hasta este movimiento fuerte de enero, respondiendo a un tipo de cambio que guarde equilibrio con las otras variables, que cuide la competitividad pero también atienda a la distribución del ingreso”, agregó.

D’Attelis, quien suele mostrarse de acuerdo con las medidas que va implementando el kirchnerismo y elogia lo hecho en economía desde 2003 para acá, sostuvo que la devaluación de enero “no fue una decisión de política económica del Gobierno” sino “un movimiento de mercado” en el que el Banco Central solo “tuvo una participación en el sentido de retirarse del mercado”.

Para el economista, “fue el mercado” el que llevó al dólar a los $ 8. “Después el Gobierno sale a intervenir fuertemente. Había llegado a $ 8,40 y con las intervenciones se lo estabiliza en niveles de $ 8, que terminó siendo beneficioso para estimular la liquidación de exportaciones que venían especulando”, elogió.

El referente de La Gran Makro también rechazó que las últimas medidas –en particular la devaluación, la suba de tasas que impulsó el Banco Central y el recorte de subsidios que viene prometiendo el Gobierno- formen parte de “un ajuste ortodoxo”. “Se están llevando adelante alguna cuestiones que hace tiempo se vienen planteando y eran materia de discusión”, matizó y cuestionó: “Me sorprende ver ahora a algunos economistas que desde la ortodoxia o la oposición política venían criticando que estas cosas no se hacían y ahora critican que se hacen”.

D’Attellis argumentó que “la suba de tasas de interés responde a lo que ocurrió en el mercado cambiario”, que “hay que empezar a trabajar sobre aquellos subsidios que son regresivos” y que si bien “después del traslado a precios de la devaluación, hubo algún impacto negativo sobre los salarios reales, se va a apuntar a recuperarlos”.

“Toda la política económica hoy en la Argentina apunta a sostener los salarios reales”, insistió, al tiempo que resaltó como “un conjunto de medidas heterodoxas” que se haya abierto “el debate sobre la rentabilidad de las empresas” y que “se aborde el tema inflacionario a partir de acuerdos de precios”.