Más deterioro cambiario y el peso se encareció 13,6%

Se agrava la situación por el tipo de cambio competitivo que el Banco Central se precia de mantener pierde terreno aún en un mercado cambiario cerrado. El dólar avanzó 12% desde que en octubre pasado se impuso el cepo cambiario, el doble de lo que trepó en los doce meses previos, pero aún así el peso argentino perdió competitividad. En términos reales, la moneda local se encareció 13,57% desde en ese mismo período.
Ayer, la divisa en el mercado mayorista subió 5 milésimas a $ 4,768 por unidad y cerró con un alza de 1,54% en octubre, el avance mensual más importante del año. Ese nuevo ritmo de deslizamiento del dólar parece un intento de la autoridad monetaria por compensar el atraso cambiario, que se agravó en tiempos del cepo. Entre octubre de 2010 y mismo mes del año pasado, sin trabas en el mercado cambiario, el encarecimiento del peso frente a las demás monedas había sido de sólo 9%. El deslizamiento del dólar que permitió la entidad conducida por Mercedes Marcó del Pont desde octubre del año pasado no alcanzó a compensar la depreciación del dólar a nivel mundial ni, mucho menos, la inflación local que el Congreso calcula en torno al 23% anual.

Dependiendo el tipo de cambio real multilateral elaborado por el Estudio Bein, desde la imposición del cepo cambiario, en realidad, el peso se encareció 13,57%. El tipo de cambio real multilateral calcula el valor relativo del peso respecto de las monedas de los países que comercian con la Argentina, agregando a las variaciones de su cotizaciones el avance de los precios internos de cada país. Así, el tipo de cambio real multilateral de la Argentina incluye la inflación local, de Brasil, China, Estados Unidos y otros socios comerciales para estimar qué tan caro o barato es el país.
“La apreciación del tipo de cambio real es un fenómeno común a toda Latinoamérica, resultado de la debilidad del dólar causada por la política de emisión monetaria de los Estados Unidos”, dijo Federico Furiase, analista del Estudio Bein. “Otros países lo enfrentan con baja de tasas y devaluaciones, como hace Brasil para evitar que se encarezca el real, pero la Argentina optó por cerrar el mercado cambiario, ya que la principal prioridad es proteger sus tenencias de divisas”, agregó.

Las últimas semanas el Banco Central pareció tomar nota del rezago competitivo del tipo de cambio y, durante el mes que terminó ayer, aceleró el ritmo de suba del dólar. En octubre, la divisa subió 1,54%, un escalón más alto para el deslizamiento de la divisa. Hasta abril de este año, el dólar mayorista no había avanzado más que 0,87% en un sólo mes. Los cinco meses siguientes se movió a un ritmo más veloz, entre 1,16% y 1,28%.

Tan sólo un mes no sirve de muestra para saber cómo va a actuar Marcó del Pont de aquí en adelante, pero en el mercado cambiario señalan que podría ser el inicio de un cambio en la política cambiaria. “El cambio de estrategia oficial se materializó con un incremento en el ritmo de devaluación del peso, que muestra hasta ahora un incremento del 10,73% en el año en curso, superando cuando todavía faltan dos meses para el cierre de 2012, la variación porcentual de los dos años inmediatos anteriores”, dijo Gustavo Quintana, de PR Corredores de Cambio.