Reabre el Rofex con un mercado simbólico

En el día de hoy preparan una apertura simbólica, destinada a que el volumen de negocios sea prácticamente insignificante. El Rofex ya anunció este fin de semana que extenderá hasta hoy el “feriado” para operar dólar futuro y que reabrirá la actividad a partir de mañana -tras diez días sin operaciones- con limitaciones estrictas e inéditas. Impedirá, en primer lugar, que las variaciones de los precios de los contratos superen el 0,8% (alrededor de 80 centavos para las posiciones más cortas) respecto del día anterior; y poner un tope de sólo 500 contratos a las nuevas posiciones que podrá abrir cada agente.

La idea es imponer fuertes obstáculos de manera que el tamaño se reduzca a apenas un 10% del que tenía en condiciones normales. Hasta hace pocas semanas, el mercado de futuros llegaba a negociar casi u$s 1.000 millones; a partir de mañana, con las nuevas trabas, el volumen prácticamente no podrá superar los u$s 100 millones. El mayor limitante está dado porque el Rofex resolvió aplicar estas restricciones para abrir contratos sobre cada agente de liquidación y compensación del mercado (“alyc”, según la nomenclatura de la Comisión Nacional de Valores), algunos de los cuales realizan operaciones en representación de otras empresas o particulares. Antes, las limitaciones se aplicaban por cada cuenta o número de CUIT. Se calcula que en el Rofex hay actualmente unos 120 “Alyc”. Pero unos 20 de estos agentes, aproximadamente, realizan compras y ventas de futuros para otros. Con el nuevo tope, que se fijó en los 500 contratos, el volumen se acercará a los u$s 60 millones. Y podrá ser levemente mayor si se considera que, durante el día, podrán aparecer operaciones para cerrar contratos ya concertados.

Esta apertura se realizará con los mismos precios en los que cerró el mercado el último día en el que permitió operar nuevas posiciones: para fin de año, a $9,98; para marzo, a $10,82; para junio, a $11,62 y para noviembre del año próximo, a $13,43. Para los contratos más largos, la suba esperada que está implícita era ya del 38% anual.

Con estos nuevos topes, el Central tendrá posibilidades de mantenerse al margen de la rueda sin necesidad de intervenir y asumir perdidas mayores a las que ya acumula. Pero que, aún cuando se mostrara interesado en vender más dólares a futuros, el total de lo ofrecido no podría superar los u$s60 millones. Si se considera que perderá un peso por cada contrato “malvendido”, y que sólo quedan 7 días hábiles desde mañana hasta el 10 de diciembre, el total de lo cedido por el Central no superará los $60.000.000 por jornada ni los $420 millones en este período. Un monto modesto para un organismo que, si debiera compensar todos los contratos acumulados en este tiempo una vez que se libere el dólar oficial, se expondría a pagar $60.000 millones.