Quedan dos meses para canjear los billetes de $ 2

Los billetes de 2 pesos podrán ser canjeados por monedas en cualquier sucursal bancaria del país hasta el próximo 27 de abril, ya que a partir de mayo, perderán validez “en forma definitiva”.

Según informó el Banco Central, hasta esa misma fecha, también podrán ser depositados en cuentas bancarias.

La autoridad monetaria recordó que como parte de su plan de normalización del efectivo en circulación, anunció el 30 de octubre de 2017 la salida definitiva de circulación de los billetes de $ 2 con la imagen de Bartolomé Mitre.

En un comunicado, aclaró que a partir de mayo, “no habrá otras oportunidades para canjear estos billetes, que ser n desmonetizados; es decir, dejar n de ser considerados dinero”.

Los efectos de que el canje pueda realizarse adecuadamente, el Banco Central destacó que dispone del stock de monedas necesario para abastecer a las entidades financieras.

En ese sentido, el organismo aseguró que viene proveyendo “monedas de $ 2 en forma directa a empresas, cámaras comerciales y cualquier otro interesado mediante la entrega de tambores con 100.000 monedas (fraccionadas en 200 bolsas de 500 unidades), pagadas a través de transferencia bancaria”.

“Este mecanismo se utiliza también para distribuir monedas de 1 y $ 5, de reciente lanzamiento”, añadió. Emitidos por primera vez en 1992, se estima que circulan m s de 400 millones de billetes de
$ 2.

La entidad precisó que por tratarse del billete de menor denominación, sufrió un deterioro más veloz que el resto de los billetes: “esta dificultad se solucionar con el reemplazo por monedas, cuya vida útil es muy extensa”.

Y recordó que como parte de su plan para mejorar la calidad del dinero circulante, se inició un año atr s un programa de destrucción de billetes deteriorados que permitió quitar del circuito económico m s de 1.000 millones de billetes dañados o gastados de todas las denominaciones.

“La normalización total del dinero circulante en la Argentina es un proceso que llevar varios años”, estimó la autoridad monetaria.