Por el cepo cambiario, la gente ahora amplia y mejorar su casa

Con el cepo cambiario cada vez más cerrado, las ventas de inmuebles no dejan de caer. Sin embargo, la gente sigue invirtiendo “en ladrillos”: ahora, en los de su propia casa. ¿Por qué no construir hoy el cuarto para el nene, reformar el baño o renovar los viejos muebles del dormitorio? Con el dólar restringido y una inflación galopante, muchos ahorristas optaron por arreglar, ampliar y equipar sus hogares. Es una tendencia que, según empresarios, se aceleró en los últimos seis meses y sigue creciendo.

“Los argentinos siempre invierten en ladrillos. Y como hay tantas trabas para comprar inmuebles, ahora usan la plata para mejorar la propia vivienda”, aseguró Carlos Wagner, titular de la Cámara Argentina de la Construcción. “Hay un incremento en ampliaciones, refacciones y reparaciones impulsado porque quien no pudo comprar dólares fue volcando los ahorros a mejorar su propiedad, como una forma agregarle valor, sumar confort y refugiarse de la inflación”, coincidió Horacio Ortega, vocero del Grupo Construya.

Hoy, cuentan, lo más pedido es pintar la casa y reformar baños y cocinas. También construir un cuarto o baño extra, y cambiar pisos, caños, cables y lámparas. Así, hay empresas de arreglos donde las consultas crecieron más del 50%. En B&C Refacciones, por caso, dicen estar “con la agenda llena”. “En 2011, el 80% del trabajo se hacía en viviendas recién compradas, previo a la mudanza. Hoy es al revés: la mayoría arregla la casa en la que está viviendo”, señaló José Luis Bortolín, director la firma.

Algunos hasta instalan una pequeña pileta (sale unos $ 100.000), pero son más los que mejoran las que ya tienen. “Crecieron 25% los pedidos para sumar revestimientos, luces, calderas, hidromasajes o agrandar el solarium”, contaron en Steven Piscinas.

Mientras, los que venden muebles, sillones, colchones y objetos decorativos también hablan de una reciente “reactivación”. “Se vende entre 10 y 15% más que a principios de año”, contó Pedro Torres, titular de la Cámara de Fabricantes de Muebles, Tapicería y Afines.

En todos los casos, coinciden en que la gente paga todo lo posible en cuotas, y que las ventas crecen más en los negocios que ofrecen más cuotas sin interés, así como descuentos de hasta el 30%.

“Hoy las ventajas de invertir en el hogar están en la financiación. Y otra forma de ganarle a la inflación es acopiar materiales para usar más adelante, porque su precio viene aumentando por encima del 20% anual”, aconsejó Mariano Otálora, experto en finanzas personales y autor del libro Inversiones para todos . “Arreglar la casa –añadió–, tiene la ventaja de disfrutar de las mejoras mientras agregamos valor a nuestro capital”.