Los efectos del ajuste en Argentina

Los Bancos Argentinos lograron un rédito extraordinario con la devaluación.

73% De las ganancias: Es lo que consiguieron los bancos en pocos días, gracias a la inacción del Gobierno, en relación con sus ingresos anuales de 2013.

$ 29.169Millones: Es lo que obtuvieron como ganancia total los bancos durante el año pasado. Con la movida de la devaluación, las entidades consiguieron un tercio de esos ingresos en cuestión de días.

La devaluación de la moneda que aceleró la inflación y amenaza seriamente el poder adquisitivo de los trabajadores, no fue mala para todos: sólo en enero pasado, los bancos se beneficiaron con una ganancia extraordinaria, de casi 10.000 millones de pesos. Lo peor es que el Gobierno tenía a mano una herramienta para evitarlo, pero sólo recurrió a ella en febrero, después del salto devaluatorio , aprovechado al máximo por las entidades bancarias.

La cifra exacta, de 9737 millones de pesos, corresponde a lo que ganaron los bancos por “diferencias de cotización” solamente en enero de 2014. Representa el 73 por ciento de lo que obtuvieron por el mismo concepto en todo 2013, y equivale también a un tercio de las ganancias totales de los bancos durante todo el año pasado, que fue de 29.169 millones de pesos, según datos oficiales.

Esta última cifra significó, a la vez, un incremento del 50 por ciento respecto de lo que las entidades financieras habían ganado en 2012, confirmando a los bancos como los grandes ganadores de la última década.

¿Cómo se explica el beneficio extraordinario de enero? Antes de la devaluación, los bancos tenían en moneda extranjera más de dos tercios de sus activos o, en términos técnicos, de su Responsabilidad Patrimonial Computable (RPC). Pudieron llegar a ese nivel porque desde 2005 estaba suspendida una resolución dictada en 2003 que fijaba un límite para la tenencia de moneda extranjera del 30 por ciento del RPC. El Banco Central sólo enmendó el error el 4 de febrero pasado, al levantar la suspensión de la medida.

Eso obligó a los bancos a desprenderse del excedente de moneda extranjera, unos 3500 millones de dólares, lo que resultó clave para descomprimir las tensiones sobre el tipo de cambio y lograr estabilidad. Pero para entonces el dólar ya no costaba $ 6, como antes de la devaluación, sino $ 8.

La situación quedó expuesta durante el informe que brindó el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, en la Cámara de Diputados, el 3 de este mes. Martín Lousteau, diputado de UNEN y ex ministro de Economía, le echó los números en cara al funcionario, que terminó reconociendo la responsabilidad del Gobierno.

Preguntó Lousteau ¿Por qué el orden fue primero devaluar y después volver a la normativa que en su momento sancionamos en el Banco Central?.

Respondió Capitanich: Cuando se observó el proceso de evolución desde el punto de vista del tipo de cambio como consecuencia de acciones de carácter especulativo, claramente advertimos la no aplicación de esta norma, y se intervino rápidamente en razón de desconocerse las razones por las que estaba suspendida.

-¿Por qué no se hizo antes de la devaluación?, lo acorraló el diputado.

-Porque anteriormente no se conocía la inexistencia de la vigencia. Ésta es la verdad, se entregó el jefe de Gabinete.

¿Cómo pudo pasar esto? Para Lousteau, lo que ocurrió es, “como mínimo, una falta de conocimiento o una impericia, en medio de la emergencia”.

El diputado destacó: “Es la primera vez en la historia argentina que tras una devaluación de ese tipo, el sistema financiero se queda con una ganancia de semejante magnitud”. Advirtió además que, en contra del discurso del Gobierno, desde 2003 el crecimiento del sistema financiero triplicó al del resto de la economía.

En el Banco Central destacan que fue su titular, Juan Carlos Fábrega, quien descubrió que la resolución de 2003 estaba suspendida y quien decidió restablecerla, en contra de los intereses de los bancos. Subrayan que lo hizo más de dos meses después de asumir en su cargo, mientras que la herramienta estaba suspendida desde hacía casi nueve años.

Por su parte, la Asociación de Bancos Privados de Capital Argentino (Adeba) y la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA) no se pronunciaron sobre el tema. Ante una consulta hecha anteayer por los periodistas, los voceros de las entidades dijeron que no tenían tiempo suficiente para contactar al personal encargado de dar una respuesta.

El autor de la resolución original, el hoy dirigente de la Coalición Cívica (CC) Alfonso Prat-Gay, explicó que instauraron el límite del 30 por ciento en febrero de 2003, después de la gran devaluación de 2002, para desmontar el esquema de la convertibilidad y amortiguar los movimientos de mercado, adoptando una herramienta usada por muchos países, entre ellos, Brasil.

El ex presidente del Banco Central descartó de plano cualquier teoría conspirativa sobre los motivos de la demora del Gobierno en el restablecimiento de la medida. Coincidió con Lousteau en que lo sucedido es una demostración de la “ineficiencia” y de la “impericia” de las últimas gestiones de la autoridad monetaria. “Se les escapó la tortuga a varios. Es un elefante inmenso que les pasó por delante de los ojos”, graficó, y apuntó también a sus sucesores en el Banco Central, Martín Redrado (2004-2010) y Mercedes Marcó del Pont (2010-2013). “Ella nunca entendió nada”, dijo sobre la funcionaria.

Hoy referente económico del massismo, Redrado fue quien dispuso, durante su gestión como presidente del Banco Central, dejar sin efecto, en mayo de 2005, el límite para la tenencia de moneda extranjera. En ese momento, de plena expansión económica, no había faltante de dólares, al contrario. “Había que generar mecanismos de demanda de dólares para que el peso no se apreciara más de lo conveniente”, explicó Redrado.

El economista consideró que la medida adoptada por Fábrega es “acertada”. Pero sostuvo que se podría haber dictado con efecto retroactivo, para que los bancos devolvieran la ganancia extraordinaria de enero. “En los años 70 y 80, cuando había devaluaciones diarias, al final del día se obligaba a los bancos a devolver el excedente”, indicó.