La construcción cae 85%

Esta prácticamente paralizada la construcción de viviendas y de edificios para oficinas y empresas en los 100 barrios porteños. Según las estadísticas oficiales de la ciudad de Buenos Aires, las obras nuevas y las ampliaciones cayeron 84,6%  en el primer bimestre de este año respecto al mismo periodo del año pasado. Así de contundentes son los datos del Ministerio de Hacienda del gobierno de la Ciudad, que consideran los metros cuadrados autorizados para construir. De acuerdo con estas estadísticas, los permisos de construcción -entre enero y febrero de este año- sumaron apenas 38.614 metros cuadrados, contra 251.539 metros en igual periodo de 2012. En este lapso, se presentaron permisos para llevar adelante 49 obras contra las 187, solicitadas en 2012. La caída fue de similar magnitud, tanto en los permisos de construcciones nuevas como en las ampliaciones. “Estas solicitudes informan el tipo y el destino de las obras, su superficie cubierta y la cantidad de viviendas nuevas, datos que reflejan el futuro de la oferta inmobiliaria  y de la inversión en el sector de la construcción”, explica el informe de la Dirección de Estadística y Censos de la ciudad. La retracción en el sector, uno de los más dinámicos de la economía, refleja el impacto devastador que tuvo el cepo cambiario en la actividad. Una situación que terminó de agravarse con la disparada del dólar “blue”,  en los últimos meses y que amplió la brecha con el tipo de cambio oficial en más del 70%. La imposibilidad de adquirir dólares en el mercado, por un lado y la suba de precios como consecuencia de la brecha cambiaria, lograron desplomar -paralelamente- las operaciones de compra y venta de inmuebles, particularmente en el segmento de propiedades usadas, donde las operaciones estuvieron históricamente dolarizadas. Como consecuencia del freno de la construcción sobrevino, además, la destrucción de puestos de trabajo, tanto formales como informales. Se calcula que el sector perdió cerca de 140.000 puestos de trabajo como producto de la caída de la actividad, sin tener en cuenta los empleos perdidos debido al cierre o el achicamiento de las inmobiliarias. En 2012, la cantidad de operaciones inmobiliarias que se concretaron en la Ciudad de Buenos Aires sumaron apenas 46.627 escrituras, que significaron una caída de 27% respecto de lo que había ocurrido en 2011. Esto reasentó el nivel más bajo de los últimos 15 años, según las estadísticas del Colegio de Escribanos porteño. En la provincia de Buenos Aires, la situación no fue mucho mejor: en el primer trimestre de 2013, la caída de las operaciones orilló el 27% y acumula 12 meses de retracción ininterrumpida. “Hoy la única formula que parece funcionar en el mercado inmobiliario es la venta en cuotas y en pesos, con un estiramiento de los plazos de pago, como la que están aplicando algunos desarrolladores avocados a lanzar emprendimientos financiados desde el pozo”, apunta José Rozados, analista de Reporte Inmobiliario. “Pero el resto del mercado, como son las operaciones de inmuebles usados y la aprobación de las nuevas obras están bastante más complicadas”, resumió. El último dato oficial sobre la marcha de la Construcción es de febrero, cuando la actividad creció 4,4% respecto al mismo mes de 2012, quebrando los 10 meses de caídas interanuales consecutivas, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). En 2012, la actividad cayó 3,2%, luego de un crecimiento del 8,7% en 2011 y del 10%, el año anterior.