En Julio habrá que pagar más por Ganancias

Hay 1,1 millón de trabajadores alcanzados por el impuesto a las Ganancias. Pero incluyendo a jubilados, autónomos y empleados en relación de dependencia la cantidad se eleva a 2 millones de personas afectadas. En cualquier caso, a todos los que pagan el impuesto, a partir de julio, les descontarán de sus sueldos mucho más dinero del que les retuvieron en el primer semestre del año. Según los niveles salariales, los mayores descuentos impositivos en el segundo semestre pueden representar entre el 2 y 3% del sueldo, por encima de lo le venían descontando entre enero y junio de este año.

En todos los casos, en proporción al sueldo que cobran esos trabajadores pagarán más por el impuesto a las Ganancias que lo que pagaron durante 2014.

Esto pasa porque la mayoría de las subas salariales nominales, con un piso del 27%, se negociaron en dos cuotas, la primera, a partir de abril-mayo y la segunda con vigencia desde entre agosto y octubre.

El cobro del medio aguinaldo en junio se produce un salto en la categoría de ingresos y esto empuja hacia arriba el descuento del impuesto, que se mantiene y profundiza en la segunda mitad del año, y particularmente en diciembre con la percepción del otro medio aguinaldo.

La tercera razón es que para los que ganaban de sueldo bruto entre $15.000 y $25.000 en 2013, en mayo de este año se aplicó una modificación del mínimo no imponible retroactiva a enero que llevó a que para ese segmento de trabajadores se le retuviera hasta junio menos por Ganancias. Y esto cambia en la segunda mitad del año.

“En todos los casos la alícuota efectiva promedio para 2015 será superior a la que se registro entre enero y abril con los niveles salariales y los valores de deducciones sin ajuste. El aumento de la tasa efectiva variará entre el 7,7% hasta el 19,7% en los salarios entre $ 15.000 y $ 25.000 brutos a valores de 2013. Sin embargo, hacia fines de año, una vez que los aumentos salariales convenidos se apliquen plenamente, las retenciones mensuales recuperan y acrecientan su nivel”, asegura Andrés Mir, experto del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF).

En base a un incremento salarial del 27% (17% en mayo y 10% en octubre), los números marcan que un trabajador casado con 2 hijos que en 2013 ganaba $ 16.500, en la primera mitad de 2015 le descontaron en promedio el 7,4% del sueldo. En la segunda mitad el descuento subirá al 9,3%. Así durante 2015 ese trabajador perderá de cobrar el 8,4% del sueldo. Así, un salario entero irá a manos de la AFIP.

A mayor sueldo, se acrecienta el descuento de Ganancias. Y ya para los que ganaban $ 21.500 brutos en 2013, la retención del impuesto sube del 14,5% en el primer semestre al 17,5% en la segunda mitad. En esos casos, en el año el descuento de Ganancias es del 16,1% y equivale a casi dos sueldos.

En tanto los que excedían de $ 25.000 de sueldo bruto en 2013, el descuento por Ganancias equivale a tres sueldos o más por año. Estos descuentos por Ganancias son superiores si las mejoras salariales superan el 27%, como viene pasando en numerosos gremios. Esto sucede porque, además del insuficiente ajuste del mínimo no imponible y demás deducciones, los tramos de las escalas están congelados desde el año 2000, cuando desde entonces la inflación acumuló 1.200%