El otro 7D para Cristina

LEY DE MEDIOS, O LEY DE MIEDO?

Hoy es el famoso 7D, un día clave para el Gobierno. Mientras los funcionarios de Cristina estarán en Buenos Aires atentos a las novedades en torno a la cautelar a favor de Clarín por la Ley de Medios, la Presidenta se encontrará con sus pares regionales en una nueva cumbre del Mercosur. Y pese a que la tradicional foto familiar buscará mostrar a los mandatarios unidos, ya es un secreto a voces que el bloque no pasa por su mejor momento. Y Argentina tiene bastante que ver con esto.

En primer lugar, Cristina se volverá a reunir con su par de Brasil, Dilma Rousseff, con la idea de mantener el clima de distensión comercial, afectado por las restricciones aplicadas desde principios de año, y proponer una nueva agenda para la región.

Ambas jefas de Estado se encontrarán por segunda vez en menos de 10 días, luego de la bilateral que tuvieron por casi una hora en Los Cardales, en el partido bonaerense de Campana, en ocasión de la cumbre empresaria organizada por la Unión Industrial Argentina (UIA).

Rousseff y Fernández pretenden revitalizar el alicaído proceso de integración regional, bajo una nueva agenda centrada en la integración productiva, y en la necesidad de procurar un mimetismo cada vez mayor entre el Mercosur y la Unasur. También las mandatarias analizarán la nueva política automotriz que entrará en vigencia en 2014, en la que Brasil apuesta a renovar la tecnología de sus terminales y tiene que acordar con Argentina cuestiones vinculadas a la integración de partes de origen local.

Otro de los escollos a superar por parte de la Presidenta argentina será el encuentro con el uruguayo José “Pepe” Mujica. El presidente ha dejado claro en los últimos días que no seguirá con una postura pasiva ante los continuos reclamos emitidos hacia el kirchnerismo. El cepo cambiario y la restricción a las importaciones prevalecen en la agenda del uruguayo.

En este escenario serán invitados a sumarse como miembros plenos a Bolivia y Ecuador, del mismo modo en que se anunció el ingreso de Venezuela en la última cumbre de Mendoza, a pesar de que el país no cumple con los requisitos para entrar plenamente al bloque.

Más allá de las señales políticas que implican sumar en las cumbres a los gobiernos de Hugo Chávez, Evo Morales y Rafael Correa, Brasil busca mostrar que el Mercosur mantiene vitalidad y que logra incorporar socios.

Es además un intento para contrarrestar la fuerza del bloque comercial lanzando en abril del 2011 denominado la Alianza del Pacífico, que tiende una línea directa entre México, Perú, Colombia y Chile, países todos de buenas relaciones con Estados Unidos.