El Gobierno admite que la inflación es mayor a la oficial

La inseguridad existe y es un problema. El impuesto a las ganancias afecta a los trabajadores.  Al giro de 180 grados que ensayó el kirchnerismo en la última semana se sumó la siguiente confesión del primer candidato a diputado nacional bonaerense, al ser consultado si en su economía personal sentía que la inflación es la que informa el INDEC: “Yo creo que e s mayor. En muchos sectores de la sociedad repercute que es mayor ”, consideró Martín Insaurralde, si uno se fija “cómo es la realidad en cada uno de los hogares de la Argentina”.

A pesar de eso, el intendente de Lomas de Zamora evaluó como “transparente” el cálculo del INDEC ya que “forma parte de un núcleo de una canasta, no todos consumen esa misma cantidad y tipo de productos. No forma parte de todas nuestras realidades de economía”. Aún así, sostuvo que “estadísticamente, debe reajustarse a los tiempos y las realidades. Siempre está bueno cambiar para mejorar ”.

“Seguramente, la inflación, a los argentinos y al gobierno, a todos nos preocupa, y el gobierno debe ocuparse”, admitió en declaraciones a las radios Rock&Pop y Vorterix.

Como si fuera poco la admisión de un problema que afecta a la mayor parte de la sociedad pero que hasta hace poco era tabú entre las primeras figurad del kirchnerismo, Insaurralde también se permitió expresar una disidencia con un proyecto que fue impulsado por la Casa Rosada y admitir que él hubiera votado en contra de la ley antiterrorista. “Que pensemos diferente no significa un quiebre” en el oficialismo, se justificó.

El giro discursivo de la Presidenta, Daniel Scioli, Sergio Berni e Insaurralde se hizo evidente en los últimos días, después de que en la Casa Rosada circularan encuestas que mostraban que Sergio Massa podría estirar su ventaja por encima de los 10 puntos en las elecciones de octubre.

Insaurralde admitió que la inflación y la inseguridad fueron temas que pudieron tener influencia en el pobre resultado del oficialismo en las PASO, pero negó que la suba del mínimo no imponible de ganancias y el refuerzo de la seguridad en el conurbano con más gendarmes sean medidas electoralistas. “Siempre este proceso económico y político va interpretando los cambios que la Argentina va necesitando. No forma parte solamente de un proceso electoral”, aseguró.

Ayer, Insaurralde pasó por Tres Arroyos, en el sur de la Provincia, donde se reunió con dirigentes de la secta sección electoral, como parte de la campaña ya lanzada para las legislativas de octubre. Por la tarde, se reunió e Ezeiza con el intendente local, Alejandro Granados, para participar del lanzamiento del operativo de refuerzo con unos 4 mil gendarmes adicionales de la seguridad en el GBA, un operativo que durará en principio sólo 45 días, hasta las elecciones.

La seguridad es una “cuestión importante”, admitió ayer el candidato a diputado del FPV. “Es imposible desconocer la angustia de los padres cuando tengo la propia. No puede haber un dirigente político que mire para el costado”, se sinceró. Todas palabras que hasta hace algunos días sólo se escuchaban de boca de dirigentes de la oposición.