El cepo cambiario llegó para quedarse

Rogelio Frigerio, indicó que la política económica del país no cambiará en los próximos meses. Lo hizo en la 99.9 donde agregó que “este gobierno no tiene herramientas ni actitud para salir de eso”. El economista y político Rogelio Frigerio se mostró muy crítico respecto de la política económica que lleva adelante la presidenta de la Nación, Cristina Fernández, y adelantó que la situación seguirá de la misma manera en los próximos meses.

Lo hizo esta mañana en la 99.9, donde advirtió que “es la primera vez desde la recuperación de la democracia que la política afecta a la economía, siempre fue al revés, la política hoy perturba y no permite que la economía pueda aprovechar en toda su magnitud el contexto internacional que a pesar de la crisis europea sigue siendo muy favorable para Argentina y toda la región, principalmente porque los precios de los productos que exportamos es alta y la tasa de interés internacional es muy baja. La totalidad de los países vecinos en estas circunstancias crece de una manera aún superior a la Argentina, pero sin inflación y con mayor inclusión social, crece intentando sentar las bases de un desarrollo más sustentable en el tiempo”.

En la comparación directa con estos países, destacó que “Argentina trabaja de manera más populista y mira sólo en la próxima elección y no aprovecha en toda su magnitud el contexto internacional que es difícil que se repita”. Teniendo en cuenta ese marco, la economía no tiene en su futuro inmediato un cambio de importancia, según Frigerio: “este modelo con cepo cambiario llegó para quedarse, este gobierno no tiene herramientas ni actitud para salir de eso y la salida quedará postergada para otro gobierno porque no podrá hacerlo de un día para otro, sobre todo si no resuelve un problema que ha ninguneado y ocultado en todos estos años que es la inflación. La madre de los problemas en términos cambiarios y porque la gente no piensa en pesos, es que el gobierno no defiende el valor del peso.

Cuando lo hagan será porque el gobierno brinde garantías de que el Banco Central defenderá el valor de la moneda entre otras cosas, con esfuerzo se podrá salir del cepo cambiario. Hacer política económica en un país que piensa su economía en una moneda extranjera es difícil”. A pesar de que es innegable la presencia de ciertos problemas, el economista reclamó que el gobierno reconozca la existencia de los mismos para trabajar en consecuencia. “Si la tasa de interés es del 15% y la inflación del 25, es imposible que a la gente le queden pesos para ahorrar, no tiene ninguna lógica.

La presidenta no sale poco por televisión pero en ninguno de los discursos nombra la palabra inflación, ni inseguridad y mucho menos la energía, acá hace un poquito de calor y se corta la luz. Eso evidencia la crisis energética que tiene el país. Nadie hace referencia a eso en el gobierno, están pensando en otra cosa y no en los problemas que tiene la gente. Cuando lo acepten se podrán abordar uno a uno los temas que preocupan a los argentinos”. Por último, también resaltó que la oposición debe reaccionar en este escenario: “la gente ve muchas oposiciones, sobre todo en el 2011. La responsabilidad de la oposición es trabajar sobre las coincidencias y limar las diferencias.

Concluyó “no puede suceder lo mismo que en 2009 donde la oposición ganó las elecciones y perdió después la identidad, creo que esa lección se aprendió”.