El cepo cambiario genera subas de precios

El cepo al dólar impuesto por el Gobierno desde hace un año acrecienta la posibilidad de una aceleración inflacionaria, según advirtieron consultoras económicas. Un informe de Economía y Regiones (E&R) planteó que a partir del cepo cambiario “toda la emisión monetaria queda en el mercado, lo cual acrecienta la probabilidad de aceleración inflacionaria, ya que el dinero emitido por sobre los deseos de la demanda no puede ‘salir’ del mercado vía demanda de dólares”. A su vez, la Fundación Mediterránea afirmó que el cepo cambiario provocó que el aterrizaje del nivel de actividad económico “fuera más brusco” pero destacó que aún así “las presiones inflacionarias no han cedido”.

Ambas consultoras coinciden en que las mayores restricciones a la compra de dólares puestas en marcha por el Gobierno argentino en octubre de 2011 no lograron solucionar el problema inflacionario. Para E&R, “el Gobierno volvió a actuar sobre las consecuencias y no sobre las causas, agravando el problema”, ya que “las trabas en el mercado cambiario sólo acrecentaron el clima de incertidumbre y desconfianza del público, que ante la imposibilidad de fugar dólares ‘oficiales’, en un principio fugó dólares ‘paralelos’, alimentando las expectativas de depreciación e inflación”. Sostuvo que la creciente emisión monetaria “aumenta las expectativas inflacionarias tanto en forma directa como a través del mercado cambiario paralelo, retroalimentando el círculo vicioso”.

La imposibilidad de volcarse al dólar hizo que en septiembre la base monetaria presentó una expansión interanual del 37,4%, pero “los plazos fijos del sector privado muestran un incremento del 50%” y los préstamos al sector privado muestran un alza del 40%. Según la óptica de la consultora, “la actual política monetaria del BCRA no sólo convalida sino que alimenta el proceso inflacionario, ya que el crecimiento de los agregados monetarios supera holgadamente el incremento de precios minoristas”, debido a que “la emisión no deseada no puede irse a dólar y salir del mercado”. En la misma línea, la Fundación Mediterránea diagnosticó: “respecto de las intenciones de morigerar el proceso inflacionario a través del ancla cambiaria, no hubo gran éxito porque el ritmo de la inflación se mantuvo prácticamente en el mismo andarivel pero en un contexto de fuerte estancamiento de la economía”. También consideró que “en la medida que Argentina no resuelva el problema inflacionario, difícilmente se pueda solucionar la inestabilidad del mercado cambiario y proceder a una eliminación exitosa de los controles”.

“Sin un ataque claro y certero al problema inflacionario que reduzca considerablemente la tasa de crecimiento de los precios, cualquier sistema cambiario resulta inestable tarde o temprano”.