Efecto default, inflación y caída del crédito

El paso siguiente a que Argentina cayera en cesación de pagos se abrió un escenario de incertidumbre. La semana pasada el banco Credit Suisse elaboró un informe en donde plantea la posible duración del default en el país. Ahora, los especialistas también analizan los efectos en la economía y coinciden primer lugar, que este default modelo 2014 no es la versión 2001/2002. Segundo, el impacto será una mayor recesión. “Lo que se traduce a menos consumo, menos crédito y menos inversión”, dice Rodrigo Alvarez de Analytica. ¿Pero entonces qué es lo distinto a lo que vivían los argentinos 10 días atrás? “Esas variables se contraerán ahora a una velocidad mayor”, vaticina Broda en los medios.

Miguel Boggiano, opinó que el dólar va a subir porque cualquier flujo de divisas que estuviera por llegar al país, por mínimo que fuera, ahora va a quedar frenado. “En consecuencia, el poco financiamiento que había se va a tener que pasar a pesos, el Banco Central va a tener que emitir y eso va a hacer subir la cotización del dólar, y no sólo la del blue, sino también la del oficial”, estimó Boggiano.

A la escasez de dólares que ya había, se le agrega ahora la imposibilidad de acceder al mercado cambiario. Según estimaciones de la consultora Orlando J. Ferreres y Asociados, el tipo de cambio oficial para este año terminaría en torno de $ 10, 2,50 por encima de la cotización actual. El paralelo podría pasar de 13 a 15,50 pesos. Además, se va a intensificar la pérdida de reservas, algo que presionará todavía más la cotización del dólar.

Además explica que la inflación podría terminar arriba de 42%, cuando la estimación en un contexto sin default era de 39,4 por ciento. “Esto sería básicamente por la devaluación obligada que se daría ante la escasez de dólares”, explicó Fausto Spotorno, economista de la consultora. También explicó e efecto del default en los bonos: “Los bonos no tienen mucho más para caer, porque si entran en default se reemplazan por otros bonos que no tienen quita, y lo de las acciones responde más a una cuestión de volatilidad de las cotizaciones”. Agregó que el comportamiento de la bolsa “también está respondiendo a la posibilidad de un acuerdo privado” entre bancos y los fondos buitre por la compra de la deuda que estos reclaman.

Cuando un país entra en default, en el extranjero, bancos y otros agentes económicos revisan lo que ellos entienden como su riesgo con el país. “En consecuencia, más de uno puede empezar a restringir particularmente el crédito comercial, que aquí se manifiesta como la prefinanciación de exportaciones y financiamiento de importaciones”, señaló Daniel Marx, economista y ex secretario de Finanzas.

El actual nivel de desempleo, según Orlando J. Ferreres y Asociados, es de 8,8%. En un escenario normal crecería hasta 9,5%, mientras que con el default treparía a 10,6%. Esto se produciría por la caída de actividad, que se estima que con la cesación de pagos será de 2,1% en lugar del 1,5% que se había previsto para este año.

Para  Kiguel, si este escenario se mantiene, habrá menos crédito, menor entrada de capitales y un dólar blue más alto. “Y cada vez que se dio eso, la economía se paró y se produjeron despidos”.

Dante Sica, director de abeceb.com, advirtió que muchas empresas que atraviesan procesos de suspensión van a tener que transformar esas suspensiones en despidos.

La inversión extranjera será otro de los grandes inconvenientes para el país en un contexto donde los inversores externos ven a la economía argentina como riesgosa.

“De movida, algo que no va a haber es crédito internacional, con lo que empresas como YPF no van a contar con financimiento para invertir”, dice Aldo Abram, director de la Fundación Libertad y Progreso.