Día del Niño sin cepo cambiario

Por la eliminacion de las licencias automaticas, ahora la oferta de juguetes importados volvio a la normalidad. Salvo los precios, que aumentan como sube el dolar blue…

Las jugueterías se preparan para un Día del Niño diferente. No sólo porque a partir de este año se celebra el tercer domingo de agosto, sino porque esta vez no habrá faltantes de juguetes importados como sucedió en fechas anteriores.

En los primeros tres meses, la importación de juguetes tuvo un incremento del 149 por ciento. Es más: si se comparan los primeros seis meses de 2013 con el mismo período del año pasado, se incrementó un 61 por ciento.
“Desde este año se eliminaron las licencias no automáticas para juguetes e ingresó todo lo que estaba acumulado en el puerto”, explicó a El Cronista, Daniel Dimare, director de Marketing de Juguetes Rasti y editor de la página especializada Juguetes y Negocios.

Desde el sector, esperan que este año las venta en volumen crezcan entre un 10% y un 13% con respecto a 2012. “El ingreso de productos importados más económicos o con personajes de licencias genera mayores ventas”, agregó.

Con todo, como siempre, los padres deberán preparar los bolsillos: los precios de los juguetes vienen creciendo también al ritmo de la inflación y se ven afectados por los incrementos en los alquileres de los locales, las expensas y los porcentajes a pagar a los shoppings, los salarios del personal y las previsiones por la alta estacionalidad de las ventas, según explican en el sector.
El sector juguetero argentino tiene una alta estacionalidad: el 70% de las ventas se concentra entre julio y enero. “En lo que va de 2013, después de Reyes Magos, las ventas bajaron mucho. Recién en julio arrancaron muy fuerte en los mayoristas y en las jugueterías”, señaló un relevamiento realizado por Juguetes y Negocios.
En el caso de los importados, las subas se originan por el incremento del valor del dólar (formal e informal), la falta de mercadería y la compensación de importaciones con exportaciones de terceros. “La desaceleración del consumo, y de las ventas de las fábricas nacionales obliga a no transferir todos los incrementos de costos a precios y se prefiere reducir margen para poder competir con los productos chinos”, señaló Dimare.
De acuerdo con los datos del Ministerio de Industria, dos de cada cinco juguetes que se venden en Argentina son nacionales. El porcentaje de participación de la producción local en el mercado interno pasó de 10% en 2000 a 50% en 2012. Y las fábricas nacionales crecieron a más de 100 en la actualidad, entre ellas Dimare, dueña de Rasti, Duravit, Ruibal y Antex, con productos que pertenecen a las categorías de los más vendidos (juguetes para bebés, rodados, juegos de mesa y juegos de construcción).
El 92% de la producción se destina al mercado interno y el resto se exporta principalmente al Mercosur. En el último tiempo, algunas fábricas locales lograron acuerdos de exportación con empresas multinacionales. Mattel –el mayor fabricante del mundo conocido por sus muñecas Barbie– selló un acuerdo con la argentina Dimare para distribuir sus juguetes Rasti y Blocky en Colombia, México, Chile y Perú. En un principio gracias a este acuerdo, la multinacional pudo destrabar el ingreso de sus artículos. Según la Cámara del Juguete, el mercado a nivel nacional mueve u$s 350 al año, de los cuales, u$s 130 millones son de productos argentinos.