Consejos para ahorristas, bonos con ajuste al dólar

Los bonos en pesos que ajustan por la evolución del dólar oficial están cada vez más demandados por los inversores. La señal más contundente es la de los precios: el Bonad 2016, que vence en octubre del año próximo, ya cotiza a $ 113, lo que equivale a un rendimiento negativo del 8,5% anual. Con títulos más largos sucede algo parecido. El Bonad 2017, que vence en febrero de ese año, presenta un rendimiento del -6,5%. La caída de tasas se aceleró en las últimas semanas, coincidiendo con la expectativa de un ajuste más fuerte del tipo de cambio a partir del recambio presidencial.

• SON BONOS “DOLLAR LINKED” COMO BONAD.
• PAGAN EN FUNCIÓN DE FUTURA DEVALUACIÓN MENOS 8,5 PUNTOS PORCENTUALES.

El monto emitido de bonos “dollar linked” equivale a u$s 5.500 millones de valor nominal. De ese monto, la mitad corresponde al Gobierno nacional, mientras que la otra mitad se reparte entre papeles subsoberanos (por ejemplo de la Ciudad de Buenos Aires) y en mucha menor medida de títulos corporativos. Más allá de este fuerte interés que muestra el mercado, la apuesta tiene sus riesgos. En primer lugar, que el próximo Gobierno insista con el atraso cambiario; en ese caso, el dólar se seguiría moviendo más lento que la inflación. Parece improbable que suceda esto, considerando que sólo en el último año el tipo de cambio real multilateral se apreció nada menos que un 29%, de acuerdo con el cálculo realizado por la consultora Elypsis. Otro riesgo es que se vaya a algún tipo de desdoblamiento del mercado cambiario. En ese caso, la mayoría de las operaciones se cursaría a través de un “dólar financiero”, mientras que quedaría un tipo de cambio oficial casi “testimonial”, pero que se aplicaría a los bonos “dollar linked”. En este caso, el tipo de cambio no reflejaría el sinceramiento cambiario. Se trata de una estrategia peligrosa, porque el Gobierno perdería una herramienta muy genuina de financiación, como pasó en su momento con los bonos ajustados por CER.

El Gobierno salió a financiarse el mes pasado con estos bonos ajustados y consiguió un importante volumen de demanda, que superó los 10.000 millones de pesos en cada licitación. Ya en ese momento quedó claro el interés del mercado por estos papeles, lo que se confirmó con la fuerte suba de los precios de las últimas jornadas.

Consejos CepoCambiario.com para saltar el Cepo, y evitar la Inflación
Este también es un bien momento para construir o refaccionar. Es que el costo del metro cuadrado de construcción ronda los US$ 700 al valor del blue. Para quienes disponen de menos capital, comprar una cochera es una buena salida. Se consiguen desde los $ 300.000 y es un negocio fácil de administrar, abierto a las negociaciones de precios por inflación y con un margen que ronda el 7 por ciento anual, tres puntos por encima de lo que deja el negocio de alquilar una propiedad. Los que compren un auto o se actualicen también están realizando buen negocio. No sólo porque más del 60 por ciento de sus componentes son importados sino también porque los precios seguirán subiendo al ritmo de la inflación.

En otra liga y otra jugada atada a la coyuntura local es la decisión de apostar a la ganadería llamada “la caja de ahorro de los campos”. En este caso existe oferta de fideicomisos en dólares a los que se puede entrar en pesos a valor oficial. La inversión inicial parte de los $ 30.000 y su potencial está atado al Mercosur como principal motor de abastecimiento de la demanda futura mundial. La expectativa es que cuando el país abra sus exportaciones que hoy representan apenas el 7 por ciento, no habrá suficiente carne para abastecer la suma de las demandas interna y la externa.

Para finalizar, y l más arriesgada es la apuesta al oro, el metal en el que se refugia el mundo cuando las monedas internacionales están en crisis. De todas formas, las opiniones sobre su resurgimiento están divididas. Hace dos años alcanzó la onza alcanzó un valor de US$ 1900, hoy ronda los US$ 1100 y su futuro es un enigma, pero es una alternativa para poner pesos y obtener dólares. En la Argentina se puede adquirir en la calle Libertad o en el Banco Ciudad.