Cayó 23% exportaciones a Brasil por segundo mes consecutivo

Por segundo mes consecutivo, el comercio con Brasil ya comienza a evidenciar el impacto de la desaceleración del nivel de actividad en ambos países lo que se refleja en las caídas del 18% y un 17% en enero y febrero respectivamente del flujo comercial total. Así y todo la Argentina sigue registrando un resultado adverso en el saldo de la balanza con el vecino país que en febrero fue de u$s 71 millones cuando un año atrás tuvo superávit de u$s 139 millones. De acuerdo con los datos oficiales del Gobierno de Dilma Rousseff en febrero las exportaciones brasileñas al mercado argentino cayeron 9,7% interanual a u$s 1.165 millones (las más bajas desde enero 2010) mientras que las compras de bienes argentinos se derrumbaron un 23,4% interanual a u$s 1.094 millones. Se trata de la segunda retracción consecutiva de las ventas externas argentinas al mercado brasileño, a pesar de la aparente ventaja competitiva de la depreciación de peso. Hay que retroceder a comienzos de 2012 para ver tan bajos niveles de exportación a Brasil. De esta manera, el saldo del primer bimestre arroja un rojo de u$s 297 millones que suena preocupante frente al superávit de u$s 15 millones que se obtuvo en enero-febrero de 2013. La performance del primer bimestre del año se explica por la fuerte caída de las exportaciones argentinas en un 23,3% mientras que las ventas externas de Brasil cayeron el 11,8% interanual.

Expertos brasileños estiman que el impacto de la crisis cambiaria Argentina costará no menos de u$s 4.000 millones en menores ventas al mercado argentino. Aunque lo más interesante es que calculan que el impacto de la recesión argentina representará una caída de entre u$s 800 a u$s 1.000 millones de menores ventas y el resto lo asocian a la intensificación de los controles sobre las importaciones.

En el mes de febrero los menores embarques argentinos de gas, trigo en grano, naftas, arroz en grano, malta, autopartes, urea, ajo, vehículos de carga, automóviles de pasajeros, celulosa y ómnibus explicaron, en su mayor parte, la caída de las exportaciones a Brasil. Las exportaciones argentinas representaron el 6% del total importado por Brasil en febrero.

La caída de las exportaciones brasileñas se debe principalmente a las menores adquisiciones de aceites combustibles, semimanufacturados de hierro o acero, calzados, óxido de aluminio, automóviles de pasajeros, mineral de hierro, instrumentos de medición, bombas y compresores, autopartes y polímeros plásticos. El mercado argentino fue el destino del 7,3% de las ventas externas de Brasil.

Todo esto origino un 23% en caída libre de las exportaciones a Brasil.